Irán declara que ningún país puede privar a otros de sus derechos por razones políticas

Nueva York, 5 de octubre de 2017, IRNA - No hay ningún Estado o grupo de Estados que tengan la autoridad para privar a otros Estados de sus derechos legales simplemente por consideraciones políticas, señaló el Representante Permanente Adjunto de Irán ante las Naciones Unidas, Eshaq Al-e Habib.

Al-e-Habib hizo realizó esas declaraciones durante la reunión del miércoles sobre el "Estado de Derecho a nivel nacional e internacional” del Sexto Comité Jurídico de las Naciones Unidas en nombre del Movimiento de los No Alineados (MNA) celebrada en Nueva York.

“El principio de la igualdad soberana de los Estados implica, entre otras cosas, que todos los Estados dispongan la misma oportunidad de participar en los procesos de toma de decisiones a nivel internacional”, afirmó Al-e-Habib.

El texto completo del discurso de Al-e-Habib ante la ONU es el siguiente:

Tengo el honor de intervenir en nombre del Movimiento de los Países No Alineados.

El Movimiento de los Países No Alineados ha estado siguiendo este tema con gran interés y considera que el respeto del estado de derecho a nivel nacional e internacional es esencial para mantener la paz y la seguridad a nivel mundial y lograr el desarrollo socioeconómico.

También quisiera recordar la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General sobre el "Estado de Derecho a nivel nacional e internacional", celebrada el 24 de septiembre de 2012, y la Declaración adoptada en la misma.

Aparte del contenido del documento y de lo equilibrado que fue, la convocatoria de esa reunión constituyó en sí misma un hito y un paso importante en los debates de la Asamblea General sobre el estado de derecho, con miras a desarrollar un entendimiento común entre los Estados Miembros. No escatimaremos esfuerzos para proseguir el curso de los debates en la Sexta Comisión, en el marco de la Asamblea General y en cooperación con otros asociados, para lograr la elaboración de una visión y un entendimiento común generalmente compartidos por todos los componentes del estado de derecho a nivel nacional e internacional.

El Movimiento de los Países No Alineados reitera su posición de que es indispensable mantener el equilibrio en el desarrollo de las dimensiones nacional e internacional del Estado de Derecho. Seguimos creyendo que el papel de la ley desde la dimensión internacional necesita una mayor atención por parte de la Organización. La Carta de las Naciones Unidas y los principios consagrados en ella proporcionan una orientación normativa sobre las bases del estado de derecho a nivel internacional. En ese contexto, el Movimiento de los Países No Alineados considera que los siguientes elementos son esenciales para fomentar las relaciones internacionales basadas en el Estado de Derecho:

- El principio de igualdad soberana de los Estados implica, entre otras cosas, que todos los Estados tengan la misma oportunidad de participar en los procesos de elaboración de leyes a nivel internacional.

- Todos los Estados deben igualmente respetar y cumplir sus obligaciones en virtud del tratado, así como el derecho internacional consuetudinario. Asimismo, debe evitarse la aplicación selectiva del derecho internacional.

- Los derechos legítimos y legales de los Estados en virtud del derecho internacional deben ser respetados por todos.

El principio de la prohibición de amenazas o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales de los Estados y la solución pacífica de las controversias debería constituir la piedra angular del estado de derecho en el plano internacional. En ese sentido, es esencial que los Estados miembros sigan apostando por un régimen basado en distintas normas en el ámbito de las desarrollo de sus relaciones respectivas con otros Estados miembros.

Los miembros del MNA participarán en el debate de la Sexta Comisión sobre el subtema identificado en la resolución A/71/148 titulada "Medios para ampliar la difusión del derecho internacional para fortalecer el estado de derecho". El Movimiento recalca que los principios y normas del derecho internacional son indispensables para preservar y fortalecer el Estado de Derecho en el plano internacional. En este contexto, los Estados Miembros de las Naciones Unidas deben renovar su compromiso de respetar, defender, preservar y promover la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional, con el fin de avanzar en el pleno respeto del derecho internacional y su difusión para fortalecer el estado de derecho.

El Movimiento también desea destacar el importante papel que desempeña el Programa de las Naciones Unidas de Asistencia en la Enseñanza, el Estudio, la Difusión y la Apreciación Amplia del Derecho Internacional en el fortalecimiento del Estado de Derecho a nivel nacional e internacional. Mediante sus cursos de formación en derecho internacional, la biblioteca audiovisual y otras actividades, el Programa de Asistencia de las Naciones Unidas proporciona un mejor conocimiento jurídico del derecho internacional y contribuye al objetivo de promover las relaciones amistosas y la cooperación entre los Estados.

El Movimiento reconoce el grave peligro y las amenazas planteadas por las acciones y medidas que pretenden socavar el derecho internacional y los instrumentos jurídicos internacionales, alienta firmemente a los Estados Miembros a identificar y adoptar medidas que contribuyan a lograr un mundo pacífico y próspero, un orden mundial equitativo basado en la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional.

El Movimiento también alienta a los Estados a recurrir a la solución pacífica de las controversias mediante mecanismos e instrumentos establecidos en el derecho internacional. También hacemos un llamamiento a la Asamblea General y al Consejo de Seguridad para que utilicen el derecho que les confiere el artículo 96 de la Carta de las Naciones Unidas de solicitar opiniones consultivas sobre cualquier cuestión jurídica de la Corte Internacional de Justicia, cuando proceda.

El Movimiento de los Países No Alineados recuerda su exposición sobre el Estado de Derecho y los tres pilares principales de las Naciones Unidas presentados al Secretario General el 30 de mayo de 2014, en los que se elaboran las posiciones comunes del Movimiento sobre los vínculos entre el Estado de Derecho y los derechos humanos, desarrollo, paz y seguridad. Los miembros del MNA también reiteran que los derechos humanos, el estado de derecho y la democracia son interdependientes y se refuerzan mutuamente. Todos los Estados deben cumplir sus obligaciones de promover el respeto universal, la observación y la protección de todos los derechos humanos y libertades fundamentales para todos, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas, la Declaración Universal de Derechos Humanos y otros instrumentos relacionados a los derechos humanos y la ley internacional.

El Movimiento de los Países No Alineados subraya que los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y los principios del derecho internacional son fundamentales para la paz y la seguridad, el Estado de derecho, el desarrollo económico y el progreso social y los derechos humanos de todos.

En ese contexto, los Estados Miembros de las Naciones Unidas deberían renovar su promesa de mantener, preservar y promover los propósitos y principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional, con el fin de avanzar hacia el pleno respeto de la ley internacional.

Los miembros del MNA siguen preocupados por la aplicación de medidas unilaterales y hacen hincapié en su impacto negativo sobre el derecho internacional y las relaciones internacionales. Ningún Estado o grupo de Estados tiene la facultad para privar a otros Estados de sus derechos legítimos por consideraciones políticas.

Al mismo tiempo, el Movimiento de los Países No Alineados subraya la necesidad de que los Estados Miembros de las Naciones Unidas respeten plenamente las funciones y atribuciones de cada órgano principal de las Naciones Unidas, en particular la Asamblea General, y mantengan el equilibrio entre estos organismos en el marco de las respectivas funciones y competencias basadas en la Carta.

El Movimiento de los Países No Alineados subraya que una estrecha cooperación y coordinación entre todos los organismos principales de las Naciones Unidas es sumamente indispensable para que la Organización siga siendo pertinente y capaz de hacer frente a las amenazas y desafíos existentes y los nuevos que puedan producirse. No obstante, el Movimiento reitera su preocupación por la continua invasión por parte del Consejo de Seguridad de las funciones y atribuciones de la Asamblea General y del Consejo Económico y Social al abordar cuestiones que son competencia de esos últimos. El Consejo de Seguridad debe cumplir plenamente con el derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas. La Asamblea General debe desempeñar un papel de liderazgo en la promoción y coordinación de los esfuerzos para fortalecer el estado de derecho. Sin embargo, la comunidad internacional no debe sustituir a las autoridades nacionales en la tarea de establecer o reforzar el estado de derecho a nivel nacional, sino únicamente para proporcionarles el apoyo necesario a petición de éstas.

El Movimiento reconoce la importancia de la participación nacional en las actividades relacionadas con el estado de derecho y subraya la importancia de fortalecer las capacidades nacionales de los Estados Miembros en la aplicación nacional de sus respectivas obligaciones internacionales, incluso mediante una mayor asistencia técnica y la creación de capacidades. El Movimiento reitera la necesidad de que esas actividades se lleven a cabo a petición de los gobiernos receptores interesados, estrictamente dentro de los respectivos mandatos de los fondos y programas de las Naciones Unidas. También es necesario tener en cuenta las costumbres y las realidades políticas y socioeconómicas nacionales para evitar que se impongan a los Estados miembros modelos preestablecidos que dificulten la solución de los problemas existentes en cada uno de los países.

En cuanto a la Unidad de Estado de Derecho, el Movimiento reitera que deben establecerse mecanismos apropiados para que los Estados Miembros se mantengan al corriente de la labor y para asegurar una interacción regular entre éstos y la Asamblea General. Agradecemos al Sr. Alejandro Alvárez por haber informado a los Estados miembros del MNA sobre las actividades de la unidad, así como sobre el informe del Secretario General titulado “Fortalecimiento y coordinación de las actividades de las Naciones Unidas relacionadas con el Estado de Derecho”. En ese sentido, deseamos subrayar que no existe una única definición acordada sobre el estado de derecho. Ese hecho debe tenerse en cuenta al preparar los informes y en el momento de recoger, clasificar y evaluar la calidad de los datos sobre cuestiones relacionadas directa o indirectamente con el estado de derecho. Las actividades de recopilación de datos de los organismos de las Naciones Unidas no deben conducir a una formulación unilateral de los indicadores del Estado de Derecho, ni a la clasificación de los países de ninguna manera. Los indicadores sobre el estado de derecho que no han sido acordados por los Estados miembros en un debate y una consulta abiertos y transparentes, no son aceptables.

El Movimiento de los Países No Alineados es consciente de la importancia del Estado de Derecho y la rendición de cuentas en las Naciones Unidas. El Movimiento considera el sistema de administración de justicia en las Naciones Unidas como un mecanismo importante. El Movimiento también apoya las iniciativas dirigidas a responsabilizar al personal de las Naciones Unidas ante cualquier mala conducta que pudieran cometer al desempeñar las funciones de funcionarios o expertos en las misiones de la ONU.

El Movimiento de los Países No Alineados condena cualquier intento de desestabilizar el orden democrático y constitucional en cualquier Estado Miembro del MNA.

El Movimiento reitera su posición de que la Asamblea General apruebe la resolución 67/19 del 29 de noviembre de 2012, la cual, entre otras cosas, otorga a Palestina el estatuto de Estado no miembro observador de las Naciones Unidas, lo cual refleja el apoyo desde hace mucho tiempo a los derechos inalienables del pueblo palestino, incluida la libre determinación, la independencia y la solución de dos Estados, basada en las fronteras anteriores a 1967, en conformidad con el derecho internacional, incluidas las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas. El Movimiento reafirma la importancia de este logro político y jurídico para el pueblo palestino y el Gobierno del Estado de Palestina, y reafirma también su apoyo al Estado de Palestina, garantizando su legítimo lugar en la comunidad de naciones, a la condición de Miembro de las Naciones Unidas, en cumplimiento de la solicitud de adhesión plena presentada por el presidente Mahmud Abbas el 23 de septiembre de 2011, pendiente ante el Consejo de Seguridad. El movimiento, si bien subraya la importancia de la libertad de opinión y de expresión del artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, subraya que al ejercer esa libertad, la moralidad, el orden público y los derechos y libertades de los demás deben ser reconocidos y respetados, según el artículo 29 de la Declaración.

Dado que la libertad de expresión no es absoluta, su ejercicio debe llevarse a cabo con responsabilidad de conformidad con la legislación y los instrumentos internacionales de los derechos humanos pertinentes.

Gracias Sr. presidente.



1233**

Síganos en: https://twitter.com/irna_es