Lo que Irán necesita para afrontar las amenazas de EEUU es unidad y coherencia

Teherán, 1 de julio de 2018, IRNA - Aparentemente, la retirada unilateral de EEUU del acuerdo nuclear de 2015 y las amenazas de Washington contra Teherán, así como sus compromisos económicos y políticos internacionales constituyeron los asuntos más vitales que afectaron a Irán en los últimos meses.

A pesar de la larga historia de amenazas y presiones de EEUU contra Irán, la nueva ola de sanciones, fruto principalmente del radicalismo que abruma actualmente a la Casa Blanca, se encuentra en su nivel más elevado.

Durante los últimos 40 días, se han producido muchos altibajos en los enfrentamientos entre Irán y EEUU.

Ahora que el presidente estadounidense Donald Trump y su equipo están firmemente asentados y con Washington fuera del acuerdo con Irán, formalmente conocido como Plan Integral de Acción Conjunta, el enfrentamiento entre Teherán y Washington ha entrado en una etapa muy crítica.

Trump y su administración adoptaron desde el principio una posición radical en su política exterior, y a su vez no escatimaron esfuerzos en patrocinar un enfoque unilateral hacia Irán y otros países que actúan independientemente de EEUU y sus políticas.

Argumentan que, así, garantizarán los intereses estadounidenses y para lograr sus fines, sitúan en un lugar destacado de su agenda estratégica la protección de sus intereses económicos.

En otras palabras, favorecen descaradamente los beneficios económicos de EEUU por encima de sus intereses internacionales e incluso sacrifican el crédito internacional de EEUU para lograr sus planes. Por eso, el gobierno de Washington considera legítima la violación de los acuerdos internacionales, como el Plan Integral o rechaza la desconfianza de la comunidad mundial hacia EEUU, haciendo la vista gorda ante la demolición de su crédito global o incluso el descontento de los medios estadounidenses o las élites del país, mientras que los intereses comerciales y los beneficios económicos obtenidos por los capitalistas del país estén garantizados.

Trump y sus colegas han demostrado claramente durante el año pasado que han asumido una estrategia de enfrentamiento frontal con la República Islámica de Irán como una nación independiente y un país no alineado con EEUU, utilizando todas sus capacidades económicas y diplomáticas para alcanzar sus objetivos.

Por ello, para abordar el enfoque de Washington, lo que sigue siendo determinante y decisivo es la política que siga Irán en su camino hacia la protección de su autoridad y coherencia nacional.

Durante los últimos 40 años ha quedado demostrado que siempre que la coherencia interna, la unidad nacional y la confianza de las gentes en las autoridades han sido aceptables, las amenazas externas no han conducido a ninguna parte.

Y, al contrario, ante la falta de confianza y coherencia, los peligros domésticos y las amenazas externas han prevalecido.

Por: Zia Hashemi, director general de la Agencia de Noticias de la República Islámica (IRNA)

1233**

Síganos en: https://twitter.com/irna_es