Irán, un país distinto a cualquier otro territorio musulmán

Teherán, 18 de julio de 2018, IRNA - Irán es completa y maravillosamente opuesto a como Occidente lo describe habitualmente, escribió el domingo The Telegraph India.

“Irán no es solo un país más para la India. Desde los días del rey Darío hasta los mogoles, y desde las familias de Jamshetji Tata y Godrej hasta el mariscal de campo Sam Manekshaw y Ghorban Mohammadpur, tenemos un gran bagaje de Persia entre nosotros. Tanto es así, que se ha fusionado silenciosamente en nuestro ser, dando un sabor distinto a nuestros idiomas, cultura, vínculos, moralidad y costumbres”, escribió Tarun Vijay, miembro del BJP, en The Telegraph.

Describiendo su estancia en Irán, el autor escribió: “Por ese motivo, el viaje a Irán tenía que ser especial para mí, una experiencia distinta; y ciertamente, así fue y mucho más. Mi primera interacción en Teherán resultó una agradable sorpresa y tenía todos los elementos de la serenidad poética de Hafez Shirazi”.

Señaló que un amable iraní le preguntó por el significado de Indostán, y Vijay le respondió: “Indostán significa Dostanto, el mundo es una gran tierra amiga de toda la duniya (creación)”, y añadió: “Un gran país maravilloso, con numerosos idiomas, religiones, diferentes personas en un área extensa, que sin embargo se mantienen unidos. Tienes mucho para dar al mundo; ¡Deseo que hagas del mundo entero un Industan! Así, no habrá problemas. Puedes enseñar a todos a vivir juntos”.

Vijay se refirió a su visita de cortesía a una renombrada personalidad literaria y altamente elogiada en Irán, Mohammad-Ali Mo'allem Damghani, presidente de la Academia de las Artes iraní, y un personaje considerado como un colaborador cercano al líder iraní, el Ayatolá Seyyed Ali Jamenei.

“Debatimos sobre literatura y los antiguos vínculos que nos unen durante más de una hora. Me mostró una edición limitada fabulosamente producida del Shahnameh (El Libro de los Reyes) de Ferdowsi. Y también otro libro muy especial, una versión persa del Devdas de Sarat Chandra Chattopadhyay, traducida por Fatemeh Hashemneyad.

“Irán siguió recordándome a la antigua Persia y toda su riqueza: la fragancia de cada golaab (agua de rosas), las reiteradas recitaciones de las obras de Ferdowsi y Hafez Shirazi y, como no, el épico mural iraní que mira hacia abajo desde el techo del gran Ashok Hall de Rashtrapati Bhavan. Cada vez que asisto a una ceremonia allí, me maravilla la belleza de ese trabajo, y algunas otras pinturas de origen iraní que adornan las paredes de esa sala sagrada”.

Escribió asimismo que la estancia de tres días en Irán hace unas pocas semanas cambió muchas de sus percepciones sobre ese país, su gente y su cultura. “Irán, según nos informan rutinariamente desde los gobiernos occidentales y las agencias de noticias, sería todo aquello que se opone a los valores humanos y las prácticas democráticas. ¿Es cierto ese estereotipo? ¿No debería decir algo sobre lo que vi y experimenté realmente por mí mismo?

Irán debe ser visto y entendido por los indios a través de los ojos de la India. Irán es un pueblo, un tehzeeb que se define a sí mismo por su sutileza y delicadeza sin igual; es el sueño de un poeta, es baile, es drama, es divertido. Es una tierra brillante y de belleza sin igual. En la India todavía podríamos estar debatiendo sobre nuestras raíces arias, pero Irán está seguro y orgulloso de ser una tierra aria. De hecho, el nombre en sí, Irán, se deriva directamente de la palabra ario.

Aseguró que Irán es “diferente a cualquier otra tierra musulmana, tan distintivamente refrescante y civilizada que no puede sino chocar al visitante. Te recuerda que cualquier tipo de extremismo que intente envolver a una sociedad, el alma de su pueblo encuentra su expresión en miles de bellas formas”.

Podríamos comprobar el lado más suave, liberal y abierto de la sociedad iraní; un lado que a menudo no se muestra. Los restaurantes son tan ruidosos y caóticos como en Calcuta o Bangalore, con coca-colas y pastas, así como todo tipo de kebabs. Gran cantidad de automóviles son conducidos por mujeres, que no solo saludaban a nuestra caravana visitante, sino que también gritaban: “¡Hola! ¡Bienvenidos a Irán!”.

La visita a las ruinas de Persépolis, la antigua ciudad de los persas, el Parsis, también conocida como Tajt-e-Yamshid, fue una experiencia increíble. Nos recordó el vasto imperio gobernado una vez por el Rey Darío y Ciro el Grande. Fueron los pioneros y aquellos que contribuyeron a la historia de crecimiento de la India.

El Irán islámico contemporáneo ha conservado su antigua herencia preislámica, preservada con tal cuidado y orgullo que podemos aprender algunas cosas de ellos.

“Otro momento revelador para mí fue rendir homenaje a un templo hindú y a un gurdwara, ambos en la misma zona, en Bandar Abbas; esas estructuras son preservadas y mantenidas meticulosamente por el Departamento de Cultura del gobierno iraní”.

Y escribió: “Lo que encontré increíble durante nuestro viaje fueron las muestras espontáneas de calidez y amistad del pueblo iraní. Nos llenaron con una percepción muy diferente durante todo ese tiempo. Y si no lo hubiéramos experimentado por nosotros mismos de primera mano, probablemente nos habríamos reído ante la sugerencia de que nos encontrábamos ante un propagandista.

Respecto al corredor de 7.200 kilómetros INSTC, que ha estado recibiendo las atenciones del primer ministro Narendra Modi y del presidente ruso Vladimir Putin por razones obvias, señaló que la ayuda de la India al desarrollo del puerto de Chabahar en Irán es un hito en el desarrollo general del Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur (INSTC). Recibió un impulso durante la visita de Modi a Teherán y, ciertamente destaca la importancia de la cooperación India-Irán.

Aunque las sanciones estadounidenses pretendan arruinar la economía iraní, “todos deberían confiar que para Delhi, el camino hacia Teherán no pasar por Washington DC. Nuestras relaciones con el pueblo persa van más allá de las necesidades meramente estratégicas”.

“Es una cuestión de corazón”. Su viaje a Irán, escribió, también fue una cuestión de “aprender algunas cosas y tejer algo nuevo”.



1233**



Síganos en: https://twitter.com/irna_es