¿Qué sabía Khashoggi que Bin Salman ordenó su asesinato?

Londres, 4 de noviembre de 2018, IRNA- Mientras que las preguntas de la comunidad internacional se centran en el cómo del asesinato del periodista árabe Jamal Khashoggi y la búsqueda de su cadáver, la principal pregunta planteada es sobre las informaciones que disponía, las cuales le costaron la vida.

Independientemente de que cómo se asesinó al crítico con las políticas del régimen de Al-Saud y qué pasó con su cadáver, existen numerosas pruebas que indican que Khashoggi poseía informaciones y documentos que en caso de ser revelados, tendrían un alto coste para el triunvirato Bin Salmán, Trump y Netanyahu sobre sus planes anti iraníes.

El mismo día que Khashoggi fue asesinado, el diario británico de The Guardian, citando una fuente bien informada reveló: Arabia Saudí financia un presupuesto equivalente a 250 millones de dólares para la cadena televisiva anti iraní "Irán International".

En realidad, 2 semanas después de la entrevista en Irán International al portavoz de un grupo extremista y separatista que elogió el atentado terrorista que tuvo lugar en la ciudad sureña iraní de Ahwaz, The Guardián, bajo el pretexto de que la Ofcom, la entidad supervisora de los medios británicos iba a investigar el caso, informó sobre el contacto de una fuente bien informada respecto al príncipe heredero árabe, Mohammad Bin Salmán, añadiendo que la Corte Saudí financiaba el presupuesto de Irán International.

La cuestión más importante es que este informe se publicó exactamente 2 horas después de que Turquía afirmara que según las investigaciones realizadas en base a las cámaras de circuito cerrado, Khashoggi entró en el consulado saudí y ya no salió.

El régimen de Al-Saud alega que Khashoggi fue asesinado tras una fuerte discusión que tuvo lugar en su consulado; sin embargo, Turquía, de acuerdo con los documentos que dispone afirma que después de la entrada del periodista árabe al consulado, Khashoggi mantuvo conversaciones con el asesor de la corte real de Arabia Saudí, Saud Al- Qahtani, y que fue interrogado por él vía Skype.

Al parecer, posteriormente, Al-Qahtani habría dado la orden de asesinarlo.

The Guardian, citando una fuente bien informada, escribió hace 4 días que Saud Al-Qahtani, destituido de su cargo tras el asesinato de Khashoggi, habría contribuido en la financiación de la televisión anti iraní “Irán International”.

Cabe destacar que hasta ahora, y a pesar de todas las presiones, el medio británico se ha opuesto a revelar el nombre de la fuente; sin embargo, según todos los analistas, cuando se habla de “fuentes bien informadas” sobre un país como Arabia Saudí, se trataría de 4 o 5 personas muy conocidas, una de las cuales a lo largo del año pasado fue el propio Khashoggi.

Las informaciones de Khashoggi sobre el ataque químico de Arabia Saudí contra el Yemen

Por su parte, el diario británico Sunday Express, citando a uno de los amigos de Khashoggi, informó que la víctima había conseguido una serie de documentos que demostrarían el uso armas químicas por parte de Arabia Saudí en su ataque contra el país más pobre del mundo árabe.

Según el Sunday Express, la supuesta existencia de ciertos documentos sobre los ataques químicos incriminando a los saudíes podría ser el principal motivo por el que Riad ordenó asesinar a Khashoggi.

Todas esas pruebas indican que Arabia Saudí, en una medida apresurada, es decir con el asesinato de Khashoggi, intentó impedir la continuación de sus revelaciones, pero actualmente ya está atrapado en las amplias y mundiales consecuencias del crimen cometido.

Al-Saud, que se siente muy optimista por su nueva relación con Washington y Tel-Aviv en contra de la República Islámica, confía en salvaguardar el trono con el apoyo del presidente Trump y del primer ministro Netanyahu. Sin embargo, las revelaciones de Khashoggi se asemejan a un fuego cuyas llamas abrasarán primero a sus asesinos, y tarde o temprano a la propia dinastía saudí.

9408**1233

Síganos en Twitter @irna_es