El enviado de Irán ante la ONU insta a una acción colectiva para hacer frente a las sanciones de EEUU

Nueva York, 6 de noviembre de 2018, IRNA - El representante permanente de la República Islámica de Irán ante las Naciones Unidas, Gholamali Joshroo, en una carta dirigida al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, criticó el lunes las sanciones unilaterales de EEUU contra Irán, instando a adoptar medidas globales para contrarrestarlas.

Destacando que la medida de Washington es contraria a las regulaciones internacionales, instó a una acción colectiva para hacer frente a las sanciones ilegales.

El texto completo de la carta es el siguiente:

“En el nombre de Dios, el más Compasivo, el más Misericordioso

Excelencia:

Por instrucciones de mi Gobierno y de conformidad con mis cartas de fecha 11 de mayo de 2018, 3 de enero de 2018, 13 de octubre de 2017 y 28 de agosto de 2017 con respecto a las continuas violaciones de la resolución 2231 del Consejo de Seguridad y el Plan Integral de Acción Conjunta por parte de Estados Unidos de América, tengo el honor de llamar su atención sobre lo siguiente:

El 6 de agosto de 2018, el presidente de EEUU emitió la Orden Ejecutiva 13846 para “reimponer ciertas sanciones con respecto a Irán” y ordenó que la mayoría de esas sanciones entraran en vigor el 5 de noviembre de 2018. Son las mismas sanciones que EEUU suspendió el 16 de enero de 2016 de conformidad con la resolución 2231 (2015) del Consejo de Seguridad, comprometiéndose a “abstenerse de reintroducirlas o reimponerlas”. Cabe recordar que el Plan Integral, en su párrafo 26 dispuso que Irán “considerará tal reintroducción o reimplantación de las sanciones... como motivos para dejar de cumplir sus compromisos” en virtud del citado acuerdo, completamente o en parte.

Sin embargo, la República Islámica de Irán cumplió escrupulosamente sus compromisos relacionados con la energía nuclear en virtud del acuerdo, tal como lo han verificado repetida y sistemáticamente los consecutivos informes del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), el último de los cuales se publicó el 30 de agosto de 2018 (S/2018/835).

Los últimos actos y sanciones unilaterales de EEUU descartan de manera descarada y audaz los párrafos 1, 2 y 10 de la resolución 2231 (2015) del Consejo de Seguridad, violan flagrantemente los párrafos 21, 22, 26, 27, 28, 29, 30, 32 y 33 de su Anexo A, y deliberadamente se burlan de los párrafos 2, 4, 5 y 6 de su Anexo B. Estas sanciones, así como sus actos imprudentes anteriores, están específicamente diseñadas para “afectar directa y adversamente las relaciones económicas con Irán”, intimidando a su vez a terceros y presionando a Otros Estados que acaten sus aspiraciones políticas. EEUU no solo desafía descaradamente la resolución 2231 (2015) del Consejo de Seguridad, sino que también obligan intimidatoriamente a otros Estados a violar la resolución que todos los Estados “están obligados por el Artículo 25 de la Carta de las Naciones Unidas a aceptar y cumplir”.

Esas sanciones son ilegales y son contrarias a los principios establecidos en la Carta de las Naciones Unidas y aceptados por la comunidad de naciones, como la igualdad soberana de los Estados, la no intervención y la no injerencia en los asuntos internos de los Estados Miembros, la libertad de comercio y la navegación internacional.

Las medidas coercitivas unilaterales de EEUU, en particular las que tienen una aplicación extraterritorial, invocan la discriminación contra los civiles en función del país de residencia o la nacionalidad. Violan, entre otros, el artículo 26 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y los artículos 1 y 2 de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial.

Además, las sanciones de EEUU son contrarias a las medidas provisionales ordenadas por la Corte Internacional de Justicia el 3 de octubre de 2018 (S/2018/899), entre otras cosas, para aliviar sus graves efectos perjudiciales sobre la salud y la vida de las personas. La implementación del reciente conjunto de sanciones por parte de EEUU a partir del 5 de noviembre de 2018 ciertamente estaría incluida entre los actos prohibidos con un efecto agravante y se clasificaría como actos ilegales contrarios a la sentencia del Tribunal Internacional. Debe recordarse que EEUU, como parte que impone sanciones unilaterales contra Irán, tiene la obligación ineludible de abstenerse de toda acción que pueda agravar o extender la disputa ante la Corte o dificultar su solución.

1233**9408