Los cineastas iraníes han conseguido cuatro mil premios internacionales tras la Revolución Islámica

Teherán, 13 de febrero de 2019, IRNA- Transcurridas 4 décadas de la Revolución Islámica, el séptimo arte iraní ha sido galardonado con 3.745 premios internacionales.

Los sectores sociales, económicos y políticos de la República Islámica se han visto implicados en la gloriosa Revolución Islámica, pero su mayor impacto positivo se ha producido en las actividades culturales.
Hasta el día de hoy, el cine iraní ha obtenido todo tipo de los galardones internacionales; la creatividad, los contenidos humanistas y un cine intelectual son las características principales por las cuales el séptimo arte iraní ocupa el 6º lugar, detrás de EEUU, Alemania, Francia, Italia y Reino Unido entre los más prestigiosos productores de la industria a nivel mundial.
Irán, cuyo nivel actual en el ámbito cinematográfico es el más elevado de Asia y de la región, se ha hecho con los premios de Cannes, los Oscar, la Berlinale, Venecia, Locarno y otros muchos más.
De sus 35.310 participaciones en los festivales cinematográficos internacionales celebrados a lo largo de las 4 décadas tras la Revolución Islámica, el cine iraní ha conseguido 3.745 premios, cuando durante los 40 años antes de la Revolución solo obtuvo 152.
La presencia oficial más destacada del cine iraní tras la Revolución Islámica en los festivales internacionales se produjo a finales de la primera década post revolucionaria; y entre las películas premiadas entonces cabe destacar Close-Up o El ciclista, dirigidas por los famosos directores Abbas Kiarostami y Mohsen Majmalbaf, respectivamente.
Si el cine iraní logró un nuevo rasgo identitario durante la primera década de la Revolución, en la segunda maduró como un cine que destacaba el contenido en su enfoque, e invitaba a la reflexión y el pensamiento abriendo nuevos caminos.
Las películas “Colmillo de serpiente”, “Agua, viento, tierra”, “El viajero del Sur” “El globo blanco” o “La vida y nada más”, son algunas de las obras iraníes destacadas de esa segunda etapa de la Revolución que fueron reconocidas en los festivales de Montreal (Canadá), Nantes (Francia), Tokio (Japón) y Cannes (Francia).
El año más brillante del cine iraní fue el 1997, en el cual el director Abbas Kiarostami obtuvo la Palma de Oro del Festival de Cannes, el premio más prestigioso a nivel mundial. Asimismo, otro director iraní, Mayid Maydi consiguió numerosos premios por su gran obra “Niños del cielo”, siendo nominada a los premios Oscar.
Durante la tercera década, además de otros cineastas iraníes, como el actor Reza Nayi que fue galardonado con el Premio al Mejor Actor en el Festival de cine de Berlín por su interpretación en “El canto de los gorriones ”, el director Asghar Farhadi recibió el Oscar en 2012 por su película "Una separación", la cual también recibió el Oso de Oro a la mejor película, y el Oso de Plata a la mejor actriz y al mejor actor durante la 61ª edición del Festival de Cine de Berlín, así como el Globo de Oro a la mejor película extranjera.
Y durante la cuarta década, la película “El viajante” de Farhadi consiguió un segundo Oscar para el país, situándole en la categoría de los premiados en dos ocasiones junto con los cineastas más prestigiosos a nivel internacional. La película también llevó a Farhadi a ser premiado con el galardón al mejor guión, y Shahab Hosseini logró la Palma de Oro al mejor actor en la 69ª edición del Festival de Cine de Cannes el año pasado.
“El viajante” también ha recibido varios premios, como el Hugo de Plata del Festival de Cine de Chicago, el premio a la mejor película del Festival de Munich, y recibió igualmente un galardón de la Asociación Nacional de la Crítica Cinematográfica de EEUU.
Cabe destacar igualmente que en los últimos 10 años tras la Revolución, la industria cinematográfica del país ha experimentado una de sus mejores etapas, de tal forma que en 2018 consiguió 366 premios internacionales.
Si actualmente los artistas y críticos internacionales describen el cine iraní como una cinematografía respetuosa e influyente con una senda bien definida es debido a las magníficas cualidades de todos los cineastas de la época post revolucionaria.
**1233
Síganos en Twitter @irna_es