El Ayatolá Jamenei insta a persistir en las operaciones de ayuda a los damnificados por las inundaciones

Teherán, 2 de abril de 2019, IRNA- El Líder de la Revolución Islámica, el Ayatolá Ali Jamenei, insistió el martes ante un grupo de autoridades estatales, militares y de rescate del país en la necesidad imperiosa de seguir apoyando a los afectados por las inundaciones hasta solucionar todos los problemas.

Su eminencia elogió asimismo los esfuerzos llevados a cabo, la coordinación entre los diferentes cuerpos, la presencia de los oficiales militares de alto rango en las zonas afectadas, así como la solidaridad desplegada por ayudar a los compatriotas afectados por las inundaciones, y añadió: "Todas las decisiones y medidas necesarias deben proseguir hasta que se resuelvan los problemas de la gente afectada para aliviar su sufrimiento".

Igualmente hizo hincapié en la necesidad de planificar y adoptar todas las medidas preventivas para minimizar eficazmente los daños psicológicos y materiales "a largo plazo” que pudieran causar ese desastre.

En otra parte de sus declaraciones, el comandante en jefe de la República Islámica instó a la adopción de las medidas medioambientales preventivas, como el dragado de ríos y represas, para afrontar los efectos adversos de las inundaciones.

"Ese desastre debe aprovecharse como una lección y tenerse en cuenta en los proyectos futuros, como la construcción de represas, carreteras y ferrocarriles, así como el desarrollo urbano", concluyó el Ayatolá Jamanei.

El primer vicepresidente Ishaq Jahangiri, el director de Planificación y Organización Presupuestaria, así como los ministros de Interior, Energía, Yihad Agrícola, Vivienda y Urbanización y Sanidad, asistieron al encuentro, junto con los responsables de la Sociedad de la Media Luna Roja de Irán, el jefe del Personal de las Fuerzas Armadas y los comandantes del Ejército iraní y del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica.

Ante las duras sanciones de EEUU que han impedido las interacciones humanitarias con el resto del mundo, el pueblo y el gobierno iraní tuvieron que afrontar en solitario las devastadoras inundaciones que se han producido en el país durante las dos últimas semanas.

El desastre comenzó con las fuertes lluvias caídas en las provincias del norte de Irán desde el 19 de marzo, y se extendieron por todo el país con fuertes precipitaciones en las provincias del sur, centro y oeste.

En algún momento, hasta 25 provincias hacían frente a la calamidad. 49 personas perdieron la vida y numerosas resultaron heridas. También dejó a miles de personas desplazadas.

El desastre coincidió con la temporada alta de las vacaciones de los iraníes, cuando celebran las festividades de dos semanas del Nowruz.

A pesar de la urgente necesidad de distribuir ayuda a los afectados, el pueblo iraní no pudo disponer de ninguna ayuda de las organizaciones humanitarias internacionales, como la Cruz Roja, debido a las sanciones unilaterales de EEUU impuestas a Irán.

El ministro de Exteriores Zarif calificó en Twitter como “terrorismo económico” la actitud de EEUU por incumplir la resolución 2231 del CSNU y la sentencia del Tribunal Internacional de Justicia.

La “presión máxima” del presidente Trump ha obstaculizado los esfuerzos de la Media Luna Roja de Irán de repartir la ayuda a todas las comunidades, denunció.

Por su parte, el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, criticó igualmente la politización de las ayudas humanitarias y criticó que las sanciones habían obstaculizado la llegada de ayuda.

Sin embargo, a pesar de las presiones, numerosos países, incluidos los aliados europeos de EEUU, han ofrecido su ayuda a Irán.

El embajador alemán en Teherán, Michael Klor Berchtold, aseguró que su país colaboraría con los afectados y anunció el envío de 40 embarcaciones.

La Cruz Roja Británica anunció también que estaba dispuesta a ayudar a los damnificados, y Turquía aseguró que ayudaría al pueblo iraní, indicando a Teherán que estaba a su lado ante las dificultades.

Muchos otros jefes de estado e instituciones expresaron su pesar por las trágicas inundaciones y aseguraron que estaban dispuestos a ayudar a Irán ante la difícil situación.

Durante la crisis, todos los iraníes y organizaciones de socorro se unieron hombro con hombro con las Fuerzas Armadas del país para colaborar en las operaciones de rescate.

Los iraníes, independientemente de su raza, origen étnico o idioma, han demostrado un alto nivel de afecto y solidaridad durante esos días complicados. La unidad y la cooperación fueron tan llamativas que incluso los medios de comunicación se refirieron a la respuesta ante el desastre como un “flujo de cordialidad”.

Los organismos e instituciones gubernamentales tampoco permanecieron con los brazos cruzados. El presidente iraní ha permanecido informado constantemente por las autoridades locales y los gobernadores, gestionando la crisis y las correspondientes operaciones de auxilio.

Asimismo, desplegó a varios enviados especiales a las zonas afectadas para evaluar de cerca la situación y supervisar las tareas de salvamento.

9408**1233

Síganos en Twitter @irna_es