13 abr. 2019 13:09
News Code: 3680456
0 Persons
Trump, principal responsable de la inestable seguridad

Teherán, 13 de abril de 219, IRNA- Tras años de propaganda, por primera vez en la historia política del mundo, la Casa Blanca incluyó una parte de las Fuerzas Armadas de la República Islámica de Irán en la lista de grupos terroristas, abriendo de este modo un nuevo capítulo de posibles confrontaciones estratégicas.

La medida adoptada por la Administración de la Casa Blanca fue descrita como parte de la máxima presión contra la República Islámica, justificándola en el marco de su confrontación con Teherán.

La hostil posición de EEUU contra Teherán a lo largo de las últimas décadas es de sobra conocida por la opinión pública mundial, pero los observadores internacionales coinciden que aunque esa última medida adoptada por Washington se suma a los esfuerzos dirigidos a enfrentarse a Irán, incluye puntos muy sensibles y delicados, los cuales deben ser examinados y evaluados desde un punto de vista estratégico y geoestratégico.

La región de Oriente Medio, por sus específicas características, está considerada como uno de los importantes puntos geopolíticos del mundo, y siempre ha desempeñado un papel destacado en las ecuaciones internacionales, por lo que la decisión de las autoridades estadounidenses de incluir al CGRI, el cual forma parte de las Fuerzas Armadas de Irán, en la lista de grupos terroristas, no debe considerarse como un simple acto cuyo objetivo es el enfrentamiento con Irán.

Indudablemente, la reciente medida adoptada por Washington tendrá serias repercusiones en la región, las cuales podrían tener también dimensiones internacionales.

Con esa decisión, Washington ha propiciado que la región entre en un nuevo aspecto político, aunque ciertamente no podrá controlar ni limitar sus conocidas o desconocidas consecuencias dentro de las fronteras de la República Islámica.

El ex ministro estadounidense de Defensa, Chuck Hagel, tras renunciar a su cargo, criticó las políticas del gobierno de Trump, asegurando que si Washington imagina que amenazando a los iraníes puede doblegarlos, es una pura estupidez, a menos que EEUU pretenda cambiar las realidades geopolíticas.

Por ello, cualquier decisión que modifique las variables y funciones en la región, podría conducir a una “entropía de seguridad” y desencadenar una gran inestabilidad en todo Oriente Medio.

Según todos los expertos imparciales, las Fuerzas Armadas de Irán han jugado un papel crucial en la lucha contra el terrorismo en toda la región, e incluir una parte de ellas (CGRI) en la lista de grupos terroristas, intencionalmente o no, es un intento para crear la “Entropía de seguridad”.

Los estrategas occidentales son plenamente conscientes de que en las ecuaciones y cálculos regionales, Irán no es solo una variable, sino que abarca una amplia red, y cuenta con las posibilidades de ejercer un gran control; luego, definitivamente, esas variables no se trazarán en función de los deseos de la Casa Blanca.

Las variables y funciones que dispone Irán no solo abarcan las fronteras del país, sino que se extienden por todo Oriente Medio y más allá, razón por la cual desencadenar la Entropía de seguridad en ese espacio tan amplio podría desatar en breve una gran inestabilidad internacional.

Autor: Mohamad Reza Erfanian

Analista de asuntos internacionales

9408**1233

Síganos en Twitter @irna_es