Araqchi declara que los intereses de Irán son prioritarios a la preservación del Plan Integral

Teherán, 9 de mayo de 2019, IRNA - El viceministro de Exteriores Abbas Araqchi manifestó que, obviamente, Irán no pretende crear tensiones, pero tampoco será preso del acuerdo nuclear, pues satisfacer los intereses de los iraníes es más importante.

Durante una entrevista televisiva, Araqchi afirmó que la reimposición de nuevas sanciones y el traslado del programa nuclear ante el Consejo de Seguridad de la ONU serían dos líneas rojas para Irán.

El viceministro insistió que si el G4+1 plantea el problema nuclear de Irán ante el CSNU o vuelve a reimponer las sanciones anteriores en los próximos 60 días, el acuerdo, conocido como Plan Integral de Acción conjunta será cancelado y la otra parte se enfrentará a la firme respuesta de Irán.

A pesar de todas las presiones de EEUU, tenían la posibilidad de encontrar soluciones prácticas para garantizar los intereses de Irán en 11 campos, incluidos los financieros, el petróleo y el gas, la banca, la petroquímica, el transporte o el comercio, señaló.

Respecto a la lenta reacción de Europa en ese sentido, Araqchi recordó que el ultimátum de hace un año iba en ese sentido y supuso una superioridad política de Irán ante el mundo. Pero los europeos han anunciado explícitamente que sus bancos y tesorerías son más dependientes de EEUU que de sus gobiernos, señaló.

Respecto a la decisión de Irán, aseguró que en modo alguno viola el acuerdo nuclear ni supone una retirada, sino que utiliza las herramientas internas del propio acuerdo para satisfacer los intereses de los iraníes.

Nadie puede acusar a Irán de violar el acuerdo nuclear, insistió.

No obstante, Irán ha puesto en su agenda el posible abandono del acuerdo, advirtió Araqchi, y se irá avanzando paso a paso, aunque si las otras partes regresan a sus compromisos, Irán también lo hará.

En una segunda etapa, Irán se centrará en el porcentaje de enriquecimiento de uranio, anunció.

Araqchi también se refirió a la modernización del reactor de agua pesada de Arak que debía haberse producido con la ayuda de las otras partes, y aseguró que si no se cumplen las demandas de Irán en 60 días, Teherán comenzará el proceso por sí misma.

La hoja de ruta entre Irán y el G4+1 está clara, reiteró Araqchi, recordando que Teherán siempre está dispuesta a mantener conversaciones.

Rusia y China han adoptado una posición muy clara respecto a la reciente decisión de Irán, pero la reacción de los europeos hasta ahora ha sido cautelosa y están evaluando las condiciones, apuntó.

Araqchi reiteró que el ultimátum de 60 días no se prorrogará a menos que se cumplan los intereses de los iraníes.

Por eso, el diplomático instó a Europa a buscar una solución práctica respecto a esos 11 campos, especialmente en materias petroleras y bancarias durante ese plazo.

Recordó que las ventas de petróleo iraníes eran de 2,8 millones de barriles antes de la retirada de EEUU, una cifra que debería recuperarse y a su vez garantizar que los ingresos fueran accesibles.

Irán desea implementar el Plan Integral, aunque no iniciará nuevas negociaciones hasta que el citado acuerdo suponga una experiencia exitosa para los iraníes, sentenció.

Por otro lado, Araqchi indicó que Irán había acogido a más de tres millones de refugiados afganos y había creado dos millones de nuevos puestos de trabajo, por lo que si se pretende reducir a cero las exportaciones de petróleo, Irán tendrá que adoptar una política especial para su economía y es probable que se vea obligado a solicitar a los refugiados afganos que abandonen el país.

Respecto a la reciente campaña de los medios de comunicación estadounidenses sobre la posibilidad de una confrontación militar con Irán, recordó que esa era una quimera frustrada desde hace 40 años, y que EEUU ya ha librado una batalla en los medios de comunicación y una guerra psicológica contra los iraníes.

El diplomático iraní se refirió al reciente viaje del secretario de Estado de EEUU Mike Pompeo a Iraq señalando que su objetivo era presionar e impresionar a Irán.

El presidente Hassan Rohani anunció ayer que Irán otorgará un ultimátum de 60 días a los países firmantes del Plan Integral para corregir sus violaciones y restaurar los intereses iraníes estipulados en el acuerdo internacional, tras la declaración formulada por el Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán (SNSC) destacando que el país reduciría sus compromisos estipulados en el acuerdo desde ayer 8 de mayo.

1233**9490

Síganos en Twitter @irna_es