El enviado iraní ante la ONU advierte sobre la grave situación regional

Nueva York, 21 de mayo de 2019, IRNA - El embajador y representante permanente de Irán ante las Naciones Unidas, Mayid Tajt-e Ravanchi, advirtió sobre la grave situación regional y aseguró que si no se controla, podría desembocar en otra crisis innecesaria.

En una carta dirigida al secretario general de la ONU Antonio Guterres, añadió que, a diferencia de ciertos actores, Irán siempre ha rechazado y sigue rechazando el conflicto y la guerra, y nunca elegirá la contienda bélica como una opción o estrategia de su política exterior.

El texto completo de su carta es el siguiente:

“Excelencia:

Le escribo con respecto a la reciente y alarmante situación en materia de seguridad que atraviesa la amplia región del Golfo Pérsico. Hay indicios de que algunos estamentos ajenos a esta región, a través de falsificaciones, desinformaciones, inteligencia fabricada y noticias falsas, confiando en el apoyo de sus aliados en Oriente Medio, y el envío de fuerzas navales a la zona, persiguen sus ilegítimos intereses sembrando una mayor división y mayor desconfianza entre los países de la región del Golfo Pérsico, además de fomentar la inseguridad y una escalada de las ya altas tensiones en esta volátil región. Si no se controla, la situación actual podría, tarde o temprano, escapar al control y, de esa forma, desencadenar en otra crisis regional innecesaria.

La República Islámica de Irán ha advertido reiteradamente sobre las malvadas intenciones de esos estamentos y las amplias ramificaciones regionales e internacionales de sus objetivos. A su vez, Irán siempre ha rechazado y sigue rechazando el conflicto y la guerra. Irán nunca elegirá la guerra como una opción o estrategia de su política exterior. Sin embargo, debería ser obvio que si se nos impone una guerra, Irán ejercerá vigorosamente su derecho inherente a la legítima defensa para defender a su nación y garantizar sus intereses.

Ante ello, y en un momento en que la región afronta una crisis sin una perspectiva clara a la vista, la comunidad internacional en general, y las Naciones Unidas en particular, no pueden ni deben permanecer indiferentes al abordar las causas fundamentales del estado actual de la situación. Si los problemas no se abordan a fondo, la erupción de cualquier posible conflicto pronto superará el nivel regional y definitivamente tendrá graves y extensas implicaciones para la paz y la seguridad internacionales.

La inacción o un enfoque derrotista, no son opciones aceptables y pueden llevar a un desastre que debe evitarse. La única solución es, de hecho, la adopción de un enfoque positivo a través de la participación activa. En consecuencia, en opinión de la República Islámica de Irán, el complejo entorno de inseguridad actual en la región puede aliviarse y, en última instancia, abordarse exclusivamente a través de un compromiso constructivo y el diálogo entre los Estados litorales del Golfo Pérsico.

El diálogo regional debe basarse en el respeto mutuo, así como en los principios generalmente reconocidos y objetivos compartidos; en particular, el respeto a la soberanía, la integridad territorial y la independencia política de todos los estados; la inviolabilidad de las fronteras internacionales; la no injerencia en los asuntos internos; la solución pacífica de las controversias; el rechazo a las amenazas o el uso de la fuerza, y la promoción de la paz, la estabilidad, el progreso y la prosperidad en la región.

Tal como ha declarado el excelentísimo Sr. Mohammad Yavad Zarif, ministro de Relaciones Exteriores de la República Islámica de Irán, el establecimiento de un foro colectivo para el diálogo en la región del Golfo Pérsico que facilite el compromiso está muy alejado. Promoviendo el entendimiento, el diálogo regional podría conllevar un acuerdo sobre un amplio espectro de temas, incluidas las medidas de fomento de confianza y la seguridad; la lucha contra el terrorismo y el extremismo violento, y garantizar la libertad de navegación y el libre flujo de energía. Eventualmente, puede incluir asimismo acuerdos más formales de no agresión y la cooperación en materia de seguridad.

En ese contexto, y recordando que el párrafo 8 de la resolución 598 (1987) del Consejo de Seguridad encomienda al Secretario General que examine “medidas para mejorar la seguridad y la estabilidad de la región”, Su Excelencia, aplicando ese párrafo, podría proporcionar el paraguas internacional necesario para iniciar ese diálogo regional.

Le agradecería que distribuyera esta carta como documento del Consejo de Seguridad.

Le ruego acepte, Excelencia, el reconocimiento de mi más alta consideración”.

1233**9408

Síganos en Twitter @irna_es