Salehi describe la posición iraní ante diversas cuestiones regionales

Teherán, 5 de noviembre, IRNA - La mejor solución para la crisis de Siria es el mantenimiento de las conversaciones entre el Gobierno y los grupos opositores, ha manifestado el Ministro de Asuntos Exteriores de la República Islámica de Irán, Ali Akbar Salehi.

“La comunidad internacional y los países regionales, al allanar el camino para que el Gobierno y los opositores sirios mantengan conversaciones, ayudarán a poner fin a la crisis de ese país”, ha puntualizado el canciller iraní en una entrevista concedida a los diarios Al Rai y Al Watan, de Kuwait y de Qatar, respectivamente.



Asimismo, ha añadido que “la continuación de la crisis siria puede resultar perjudicial para los países regionales y la paz mundial”.



En alusión a las relaciones entre la República Islámica de Irán y Qatar, ha indicado que, a pesar de la existencia de algunas divergencias, como el caso sirio, los dos pueblos gozan de fuertes lazos y, tales divergencias, no influenciarán en sus relaciones bilaterales.



A juicio de Salehi, las relaciones entre Teherán y Doha atraviesan su mejor momento; y para ilustrar sus palabras se ha referido a los más de diez viajes del emir qatarí a Irán, y del presidente iraní a Qatar en los últimos diez años.



Sobre la posición de Irán respecto a los acontecimientos de Bahréin, el Jefe de la diplomacia iraní ha afirmado que la postura oficial de la República Islámica se basa en que las autoridades y el pueblo bahreiníes tienen que encontrar una solución justa y razonable para salir de la situación en la que se encuentran actualmente.



“Respetamos la soberanía y la independencia de Bahréin, al tiempo que insistimos en que el modelo de gobierno en ese país no está relacionado con nosotros”, ha añadido.



Tras referirse a las tres islas iraníes, Salehi ha subrayado que, de acuerdo con el pacto firmado en 1971 entre Irán y Emiratos Árabes Unidos (EAU), y al echar un vistazo a la historia y los documentos, las islas Tonb Menor, Tonb Mayor y Abu Musa, pertenecen a Irán.



No obstante, ha continuado, la República Islámica ha expresado en repetidas veces su disponibilidad para resolver el malentendido con EAU, aunque no ha recibido respuesta alguna de las autoridades emaratíes.



El canciller iraní ha rechazado rotundamente la acusación de que algunas redes de espionaje detectadas en países regionales, como Kuwait, realizaban actividades a favor de Irán.



En este sentido, y tras remarcar las buenas relaciones entre Irán y los países regionales y recordar el apoyo de la nación iraní cuando Kuwait fue ocupado por el fallecido exdictador iraquí Saddam Husein, ha recalcado que tales condiciones descartan que Irán necesite mantener una red de espionaje en los países regionales.



Tras mencionar la acusación del presidente yemeni, Abdu Rabu Mansur Hadi, el Ministro de Exteriores ha destacado que, en momentos en los que drones estadounidenses, bajo el pretexto de luchar contra el terrorismo asesinan a diario a yemeníes, presentar a otro como responsable del desorden y los problemas, es una manera de distraer a la opinión pública.



En alusión al respaldo de Irán al movimiento Houthi, ha recordado que Yemen es un país abierto, y Houthi es uno de sus grupos políticos, el cual ha cuestionado, por qué debe eximírsele al derecho de ser una opción política y expresar sus demandas.



Respecto a los vínculos entre Irán y Arabia Saudí, Salehi ha lamentado que pese a los intentos de Irán, las relaciones de los dos Estados han descendido en los últimos años.



El ministro de Exteriores ha destacado que desde hace miles de años, Irán y Arabia Saudí han convivido juntos y seguirán siendo vecinos por otros miles años, por lo que es menester establecer vínculos firmes y duraderos entre las dos naciones, ampliar las relaciones bilaterales, y resolver todos los problemas.



Al ser preguntado sobre cómo evalúa las relaciones Teherán-El Cairo y las medidas del presidente egipcio Mohamed Mursi, centradas en desarrollar nexos con Irán, Salehi se ha mostrado optimista al respecto y ha expresado la disposición de Irán para ayudar a Egipto en todos sectores.



“Nosotros no necesitamos la bomba atómica, ya que desde el punto de vista racional, religioso y moral hemos llegado a esta conclusión”, ha explicado sobre la posibilidad de desviar el programa nuclear pacífico de Irán.



Y en referencia a posibles repercusiones por las sanciones en contra de Irán, ha apuntado que estas medidas no son algo nuevo, pues desde hace 33 años vienen haciéndolo; lo que pasa, ha dicho, es que hoy en día se han incrementado.





1233**1551