26 nov. 2012 18:51
News Code: 80430517
0 Persons
Enfermos iraníes, víctimas de las sanciones de Occidente

Teherán, 26 de noviembre, IRNA - A pesar de que las sanciones impuestas por Occidente contra Irán, con EE.UU a la cabeza, no han impedido directamente la venta de medicamentos y equipos médicos, el embargo impuesto contra los bancos iraníes ha afectado la importación de fármacos al país, lo que ha puesto en peligro la vida de millones de pacientes que sufren enfermedades especiales, como la talasemia, la hemofilia, la hepatitis, la esclerosis múltiple (EM), y la diabetes mellitus (DM), entre ot

El Presidente de la Academia de Ciencias Médicas de Irán, el doctor Alireza Marandi, ha enviado este lunes una carta al Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, en la que solicita realizar los máximos esfuerzos para la exención eficaz de medicamentos, suministros médicos y alimentos que están siendo sometidos a violentas sanciones.



A continuación, la trascripción de la carta dirigida al Secretario General de la ONU:



26 de noviembre de 2012



Su excelencia, Ban Ki-moon, Secretario Gral. de la ONU



Excelencia, como bien sabe, Estados Unidos y la Unión Europea (UE) han impuesto un embargo financiero y comercial contra la República Islámica de Irán que, de hecho, ha prohibido todo tipo de transacciones financieras y comerciales entre nuestro país y todos los otros Estados miembros de la ONU.



El objetivo que está detrás de esas sanciones ilegales e inhumanas es presionar al Gobierno iraní, infligiendo dolor y sufrimiento a la gente común y corriente.



A pesar de que Estados Unidos y la UE alegan que sus sanciones no han prohibido directamente la exportación de medicamentos y suministros médicos a Irán, sus sanciones financieras impuestas han creado muchas dificultades, y en muchos casos han hecho imposible a los importadores iraníes realizar el pago de muchos artículos, bloqueando también su transporte hacia Irán.



Esas brutales medidas no sólo han afectado el bienestar del pueblo, especialmente de mujeres y niños, sino que han generado un aumento significativo tanto en el sufrimiento, como en la tasa de mortalidad por la falta de acceso a medicamentos esenciales, y la escasez de suministros y equipos médicos.



Conforme a la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, la cual subraya el derecho del individuo a un nivel de vida que le asegure la salud, el bienestar, y en especial el acceso sin impedimentos a la alimentación y a la asistencia médica, en nombre de la comunidad médica iraní, le pido que haga todo lo posible para, por lo menos, obtener la exención de medicamentos, suministros médicos y alimentos de esas sanciones ilegales.



Dado que este tipo de comportamientos brutales, junto a sucesivas guerras y conflictos civiles, iniciados o respaldados por los propios países sancionadores, han tenido como resultado la muerte diaria de gente inocente en la región, es un deber de la ONU y de la comunidad médica internacional condenar ese tipo de actos, y hacer todo lo posible para impedir que los países agresivos y canallas materialicen tales políticas atroces en contra de las naciones.



Sinceramente,

Dr. Seyed Alireza Marandi

Presidente de la Academia de Ciencias Médicas



1233**1551