24 may. 2019 17:59
Journalist ID: 2075
News Code: 83325962
1 Persons
La Ciudad Quemada, cuna de la antigua civilización iraní

Zahedán, 24 de mayo de 2019, IRNA- La Ciudad Quemada (Shahr-e Sujté), de unos cinco mil años de antigüedad, es uno de los símbolos de la gran civilización de la provincia suroriental iraní de Sistán y Beluchistán.

Según las investigaciones llevadas a cabo por los arqueólogos, anteriormente, la Ciudad Quemada, con 280 hectáreas de superficie, se dividía en 5 partes: residencias, industrias, centrales, monumentos históricos y cementerio.



Sus estructuras, como la necrópolis o el gran número de importantes objetos hallados tras varias excavaciones, se encuentran en buen estado gracias al clima seco del desierto, y han convertido el lugar en una rica fuente de información relacionada con la aparición y las interrelaciones de las complejas sociedades del tercer milenio antes de Cristo.



Los estudios llevados a cabo en el yacimiento arqueológico, localizado en el cruce de rutas comerciales de la Edad de Bronce, reflejan el proceso evolutivo de las ciencias y las tecnologías en la meseta iraní.



Esa misteriosa ciudad contaba con un significativo y avanzado conocimiento médico (magia científica) hasta el punto que los facultativos de aquel entonces no solo dominaban las ciencias relacionadas con la fractura de huesos, sino que también realizaban cirugías de cráneo. El descubrimiento de un cráneo que habría sido intervenido a una paciente afectada por hidrocefalia hace 4800 años es una clara muestra de ello.



En este sentido se puede destacar también el hallazgo en el lugar del ojo artificial más antiguo del mundo. Según el director del grupo arqueológico responsable de las excavaciones, el ojo habría pertenecido a una mujer corpulenta, de entre 25 a 30 años de edad, enterrada en la necrópolis



Para imitar las venas capilares del ojo se utilizaron finísimas hebras de oro de menos de medio milímetro de diámetro. “La pupila está en medio, a su alrededor se dibujan varias líneas paralelas en forma almendrada, y en ambos extremos hay dos agujeros para sostener el ojo en la cuenca”, manifestó Seyyed Mansur Seyyed Sayyadi.



“De esa tumba se han desenterrado también diversas vasijas de barro, cuentas de abalorio, un zurrón y un espejo de bronce”, agregó.



La reliquia más antigua descubierta en la ciudad es un cuenco de barrio cocido, de 5.200 años de antigüedad, el cual tiene grabado en su exterior una serie de imágenes que, girando el cuenco sobre sí mismo, muestran el movimiento de una cabra salvaje saltando para comer las hojas de un árbol. Se trataría de la animación más antigua de la historia, un sistema empleado también por los zoótropos creados en el siglo XIX.



Entre otros objetos hallados en el yacimiento suroriental destacan también el chaquete más antiguo, la regla de 5000 años, horquillas, botones, zapatos, cordones, etc.



Aunque algunos investigadores apuntan que el nombre de la ciudad es por los dos incendios que sufrió hace muchos años, el arqueólogo iraní Mahdi Mortazavi indica que no se habría producido ningún incendio.



En 2014, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) registró la Ciudad Quemada de Irán en su Lista del Patrimonio, catalogándola como una de las ciudades más modernas de la antigüedad.



9408**1233



Síganos en Twitter @irna_es




Your Comment

You are replying to: .
6 + 11 =