28 may. 2019 11:05
Journalist ID: 2075
News Code: 83330433
0 Persons
Macron no tuvo piedad ni siquiera con la independencia política y judicial de Francia

Teherán, 28 de mayo de 2019 IRNA- Un tribunal francés ha acordado extraditar al ingeniero iraní, Yalal Ruholah Neyad a EEUU, a pesar de que su abogado ha declarado que su detención se produjo meramente por motivaciones políticas.



De hecho, la medida adoptada por el país galo al detener al ingeniero iraní representa una declaración de guerra contra el progreso científico de la República Islámica, lo cual supone una flagrante violación del derecho internacional, y Francia estará obligada a rendir cuentas.



Además de ser un atentado contra la ciencia, la decisión de Francia también es una medida contra los derechos humanos, pues el comportamiento inhumano de EEUU con los presos es conocido mundialmente. Según las estadísticas de los propios medios estadounidenses, entre los millones de prisioneros encarcelados en aquel país, en su mayoría personas de color, muchos de ellos ni siquiera son conscientes de sus acusaciones y atraviesan una lamentable situación.



Sin embargo, parece que el propósito de Francia es chantajear a la República Islámica de Irán, pues en primer lugar, las autoridades francesas han declarado ahora en reiteradas ocasiones que el acuerdo nuclear es incompleto y que debería incluir el programa de misiles y otras cuestiones regionales; y en segundo lugar, aunque París siempre mantuvo una actitud destructiva respecto a sus compromisos estipulados en el Plan Integral de Acción Conjunta, consideró inaceptable la aprobación del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán de reducir sus obligaciones, declarando que era contraria al pacto internacional.



Sin embargo, Irán sigue actuando de acuerdo con sus derechos y obligaciones, y se niega a rendirse ante los chantajes, como esa medida de Francia, y aprovechará todas las capacidades disponibles para proteger y liberar a sus ciudadanos en todo el mundo.



Los franceses, por supuesto, consideran esa medida como un acto dirigido a garantizar la seguridad y al servicio de la humanidad, pero se les debe recordar que numerosas familias en todo el mundo, y especialmente en Irán, todavía sufren la pérdida de sus seres queridos como resultado del uso de sangre infectada (por el virus VIH).



Luego, el gobierno francés debería responder: ¿Por qué aún no ha tomado medidas para castigar a los acusados de transferir sangre contaminada a Irán?



Claro que su inhumanidad parece comprensible, pues actualmente las riendas políticas del país están en manos de un inexperto diplomático influenciado por Donald Trump.





9408**1233


Your Comment

You are replying to: .
2 + 2 =