17 jul. 2019 9:40
Journalist ID: 2076
News Code: 83399346
0 Persons
La Resolución 598; la victoria de Irán ante la nefasta coalición

Teherán, IRNA- El 18 de julio de 1988, la República Islámica de Irán aceptó la Resolución 598 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) para establecer un alto el fuego en la guerra impuesta por el entonces régimen de Iraq, presidido por el dictador Saddam Husein, contra Irán; De esta forma, se acabó una guerra que duró ocho años con el amplio apoyo de gobiernos occidentales y orientales, contra el pueblo de Irán.

Esta resolución fue aprobada en julio de 1987 por el Consejo de Seguridad, pero fue aceptada y ejecutada después de un año por Irán e Iraq.

Tras la aprobación de esta resolución, el entonces régimen de Iraq, presidido por el dictador Saddam Husein, fue conocido como el agresor y el iniciador de la guerra; Una guerra, cuyo objetivo principal fue crear barrera en el camino del crecimiento y la prosperidad de la nueva planta de la Revolución Islámica de Irán; pero nunca pudo detener el progreso y el fortalecimiento de la Revolución Islámica de Irán.

En septiembre de 1980, el régimen de Saddam comenzó esa guerra contra Irán, con el apoyo y respaldo oficial y no oficial de más de 80 países, lo que es uno de los puntos importantes de este evento histórico.

EEUU fue el principal patrocinador de Saddam en la guerra de Iraq con Irán. Zbigniew Brzezinski, el asesor de Seguridad del expresidente de EEUU, Jimmy Carter, había dicho que comenzar una guerra regional contra Irán es una buena manera para detener la Revolución Islámica.

Esta estratega estadounidense insistió en que EEUU debería fortalecer y considerar a los gobiernos que eran capaces de realizar operaciones militares contra Irán para enfrentar la Revolución Islámica.

Según los documentos disponibles, solo una semana después del inicio de la invasión a Irán por parte de Saddam Husein, cinco aviones espía AWACS, que en aquel momento fue uno de los aviones espía y de conocimiento más avanzado, fueron entregados a Arabia Saudí por parte de la Fuerza Aérea de EEUU para identificar las operaciones aéreas de Irán e informar al Ejército iraquí.

Coincidiendo con el inicio de la guerra, la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EEUU también entregaba imágenes satelitales de las posiciones de las fuerzas militares y de las instalaciones petroleras de Irán al régimen baasista de Iraq.

Por otra parte, el gobierno de EEUU proporcionó 840 millones de dólares al entonces  régimen de Iraq para que pueda preparar a la opinión pública iraquí para una guerra contra Irán. EEUU también le ofreció a Iraq un préstamo de un mil millones de dólares para comprar y fabricar armas.

Además, la Casa Blanca incitó a Arabia Saudí a bajar el precio del petróleo con el fin de privar a Irán de la fuente de ingresos más importante para cubrir el costo de la guerra.

Los datos económicos muestran que, durante los ocho años de guerra, el régimen de Saddam recibió más de 60 mil millones de dólares de ayudas financieras de los gobiernos occidentales para satisfacer sus necesidades económicas.

La guerra de Saddam contra Irán fue completamente desigual en términos de armas y finanzas. Los gobiernos del oeste y este del mundo, especialmente EEUU y sus aliados occidentales, le entregaron al régimen de Saddam una gran mayoría de los aviones de combate, cohetes de tanques y otros equipos militares y de guerra, incluidas armas químicas prohibidas y entrenamientos militares necesarios; de manera que convirtieron a Iraq en una gran máquina de guerra.

Entre los países árabes, Arabia Saudí se considera como el aliado más destacado de Iraq durante la guerra, de manera que entregó a Iraq más de 30 mil millones de dólares de la cantidad total de 70 mil millones de dólares de ayudas financieras enviadas por los países ribereños del Golfo Pérsico.

A pesar del enorme apoyo ofrecido al régimen de Saddam y los ocho años de guerra desigual y total contra Irán, el régimen agresor no pudo ocupar ni un palmo de tierra de Irán, gracias a la perseverancia y la unidad única del pueblo que ama la Revolución Islámica y el Líder potente y vigilante; Tampoco se cristalizó nunca el objetivo más importante de esta guerra, que fue bloquear el progreso y el avance de la Revolución Islámica y eliminar la independencia de Irán.

9490**

Your Comment

You are replying to: .
1 + 8 =