El asesinato del general Soleimani tenía como objetivo incrementar las tensiones en la región

Londres, IRNA - El Representante Permanente de la República Islámica de Irán ante las Naciones Unidas, Mayid Tajt Ravanchi, declaró el miércoles que el asesinato del teniente general Qasem Soleimani fue planeado con el objetivo de incrementar las tensiones en nuestra región.

Durante su intervención en la reunión del Consejo de Seguridad sobre “La situación en Oriente Medio, incluida la cuestión Palestina”, añadió que el asesinato de Soleimani fue un gran regalo de EEUU al ISIS y a otros grupos terroristas de la región.

El asesinato desmontó claramente las pretensiones de EEUU de que está luchando contra el terrorismo. De hecho, lucha contra aquellos que sí combaten a los terroristas, afirmó.

El texto completo de su discurso es el siguiente:

“En el nombre de Dios, el más Compasivo, el más Misericordioso

Señor presidente:

Una vez más, estamos aquí para debatir sobre la crisis más prolongada del mundo: la cuestión Palestina.

En los primeros días del 2020, cuando se cumple el 75º aniversario de las Naciones Unidas, resulta muy oportuno preguntar por qué este Consejo no ha logrado acabar con la ocupación de Palestina después de décadas, proteger los derechos básicos de millones de palestinos oprimidos en sus hogares y en el extranjero, y reprobar al régimen de ocupación que ha cometido los cuatro principales crímenes internacionales, no una sino varias veces.

La respuesta es clara. EEUU, violando las normas imperantes y los principios básicos del derecho internacional, ignorando todos los estándares de conducta internacional y obviando todos los principios de humanidad y moralidad, así como abusando de su condición de miembro permanente del Consejo, continúa permanentemente protegiendo de forma sistemática y sin reservas al régimen israelí.

Un ejemplo de ello es el uso del veto hasta en 44 ocasiones para proteger a Israel, envalentonando aún más a ese régimen a cometer nuevos crímenes con más brutalidad y con total impunidad.

Asimismo, EEUU ha participado en otras actividades desestabilizadoras en nuestra región. Como continuación a su intrínseca animosidad hacia las naciones musulmanas, particularmente en Oriente Medio, EEUU prosigue con su aventurerismo militar, como el reciente y horrible asesinato del mártir Qasem Soleimani y sus compañeros en el aeropuerto internacional de Bagdad.

El crimen supuso una clara manifestación de terrorismo de Estado, constituyendo una grave violación de los principios fundamentales del derecho internacional, bajo la plena responsabilidad internacional de EEUU.

Rechazamos categóricamente todas las patrañas estadounidenses justificando ese crimen atroz, incluidas las falsas afirmaciones de que Soleimani planeaba atentar contra los intereses de EEUU en la región.

EEUU sabe muy bien que, además de su papel decisivo en la lucha contra el ISIS en Iraq y Siria, Soleimani fue igualmente un político muy influyente y respetado, que trabajó duro para lograr la estabilidad en la región.

Indudablemente, esa acción extremadamente provocadora fue un complot planificado, previamente destinado a intensificar las tensiones en nuestra región.

El asesinato invalidó por completo la falsa afirmación estadounidense de que está luchando contra el terrorismo. De hecho, lucha contra quienes combaten a los terroristas. La muerte de Soleimani fue un gran regalo de EEUU al ISIS y a otros grupos terroristas de la zona.

Las masivas manifestaciones y las multitudes congregadas en la región conmemorando al Mártir Soleimani por su lucha contra el terrorismo y denunciando su asesinato, así como la participación de millones de personas solo en nuestra capital en su cortejo fúnebre, el segundo más grande en la historia de nuestra nación y de toda la región, demuestran lo amado que era a nivel nacional y regional.

En todo caso, el aventurerismo estadounidense evidenció un hecho: tras ese cobarde asesinato, la región es menos segura y menos estable. En consecuencia, la forma más efectiva de garantizar la paz y la seguridad es la retirada total de las fuerzas estadounidenses de la región, pues siempre han sido la fuente principal de inestabilidad en nuestro vecindario.

El Consejo debe abordar su creciente déficit de confianza, disminución de legitimidad y credibilidad que emanan de su inacción en casos claros de violación del derecho internacional, como su silencio tras el asesinato de Soleimani. Para corregir sus errores del pasado en Oriente Medio, el Consejo debe cumplir con su responsabilidad e impedir todas las políticas ilegales de EEUU e Israel contra toda la región.

El Consejo debe permanecer alerta respecto a la engañosa naturaleza del régimen israelí y no permitir que abuse de los debates abiertos del Consejo convirtiéndose en víctima, con el objetivo de distraer la atención de sus opresivas políticas en nuestra región.

Eso es exactamente lo que hizo ayer el representante de ese régimen cuando, en lugar de explicar por qué sigue ignorando el derecho internacional con sus prácticas inhumanas en los territorios ocupados, intentó acusar a mi país a través de una serie de mentiras y patrañas que rechazo por completo, y que no merecen ni una respuesta.

No fue tampoco accidental que en una acción coordinada, el representante de EUU hizo lo propio y se mantuvo completamente en silencio sobre el tema de la reunión, que es la cuestión de Palestina, y en su lugar se atrevió a ofrecer una imagen idílica de Israel, justificando sus prácticas ilegales mientras orquestaba una campaña de desinformación contra mi país, algo que repudio totalmente.

Gracias, señor presidente”.

1233**9490

Your Comment

You are replying to: .
4 + 9 =