Quedarse en casa, la mejor manera de romper la cadena de propagación del coronavirus

Teherán, IRNA- Este año, el pueblo iraní ha iniciado el Año Nuevo y ha recibido la primavera cuando el coronavirus se propagaba por más de 190 países de todo el mundo, lo cual ha impedido que se produjeran las visitas y costumbres de Noruz.

El pueblo iraní solía visitar a sus familiares, parientes y conocidos de acuerdo con una antigua tradición, pero en esta ocasión, con la propagación generalizada del coronavirus, muchos han reducido esas visitas para mantenerse a salvo del virus mortal, según las recomendaciones formuladas por las autoridades sanitarias a la ciudadanía.

Aunque algunos prestan menos atención a esos consejos, lo cierto es que muchos iraníes se han felicitado el Año Nuevo a través de las redes sociales.

Hace dos semanas, la Agencia de Noticias de la República Islámica (IRNA) puso en marcha una campaña titulada “Mi modesta contribución en la lucha contra la epidemia del Covid-19”, y muchas celebridades, incluidos deportistas, artistas, personalidades científicas, religiosas o culturales se han unido a esa iniciativa, y han instado a todo el mundo a permanecer en sus casas.

En conversación con IRNA, el árbitro internacional de voleibol Reza Iranzad  subrayó el martes que todos los deportistas, y especialmente los jugadores de voleibol, han desempeñado un importante papel en esa lucha, añadiendo que la derrota del virus requiere un firme compromiso nacional, como quedarse en casa.

La lucha contra la enfermedad es un deber universal que todo el mundo comparte, y los deportistas pueden ser un ejemplo a seguir dentro de la comunidad.

Los artesanos y fabricantes de nuestro país también han puesto en marcha la producción de  mascarillas y trajes de enfermería para colaborar y cubrir las necesidades del personal sanitario y de atención médica.

Quedarse en casa es la única forma de romper la cadena de propagación del coronavirus, y muchas familias así lo han entendido a pesar de las dificultades, aprovechando el tiempo con la lectura, el estudio, ver películas, realizar ejercicios para mantenerse en forma, u otras actividades menos frecuentes en circunstancias normales.

Los médicos, enfermeras y personal hospitalario, cuyo trabajo es digno de elogio, están en riesgo y han sufrido numerosas bajas, y por eso insisten en la necesidad de quedarse en casa para evitar la expansión de la enfermedad.

9490**1233

Your Comment

You are replying to: .
3 + 2 =