10 abr. 2020 13:24
Journalist ID: 2396
News Code: 83745306
0 Persons
Irán no está solo en su rechazo a la legitimidad de las sanciones estadounidenses

Teherán, IRNA- El embajador de Irán en Bélgica, Qolamhossein Dehqani, subrayó el viernes que Irán no está solo en su repudio a la legitimidad de las sanciones unilaterales de EEUU, y que numerosos países han solicitado su suspensión inmediata.

El texto completo de sus consideraciones publicado en la web de "Euronews" es el siguiente:

En el contexto de los abrumadores llamamientos internacionales para la flexibilización de las sanciones que han obstaculizado el comercio humanitario con Irán, algunas autoridades estadounidenses han afirmado que Irán nunca solicitó el alivio de las sanciones.

Con ello, probablemente pretendían una súplica directa al gobierno de EEUU para lograr el alivio de las mismas. Incluso llegaron a describir esa campaña internacional como "una estafa de Irán para rebajar las sanciones". ¿Está el gobierno de EEUU aplazando ese alivio a la espera de una solicitud "directa" del lado iraní ¿O podría tratarse más bien de la política de la administración estadounidense dirigida a ampliar se campaña de “máxima presión”?

Para establecer un contexto correcto, mis argumentos se fundamentar en lo siguiente: En primer lugar, por principios, Irán no reconoce las sanciones unilaterales de EEUU y considera que esas medidas coercitivas unilaterales son ilegales y una clara violación del derecho internacional.

En las actuales circunstancias, incluso la más mínima pista sería interpretada de manera maximalista como una sumisión por parte de Irán. Sin duda, esa expectativa desilusionará a la administración estadounidense. La diplomacia inteligente es la suma de muchos pequeños pasos hacia el fomento de la confianza. Y las medidas que Estados Unidos ha adoptado desde el 8 de mayo de 2018 sugieren lo contrario.

En segundo lugar, Irán no está solo en su rechazo a la legitimidad de las sanciones. La Unión Europea, por su parte, tampoco reconoce los efectos extraterritoriales de una legislación de terceros y prohibió el cumplimiento extraterritorial por parte de los ciudadanos de la UE de ciertas sanciones que benefician a los objetivos de política exterior de un tercer país, a expensas de la soberanía de los Estados miembros de la Unión. Recientemente, la UE "enfatizó que las sanciones no deberían impedir la entrega de equipos y suministros esenciales necesarios para combatir el coronavirus y limitar la posible propagación en todo el mundo". A este respecto, la UE ha adoptado una buena posición al demostrar que puede situar sus intereses económicos en segundo lugar, en defensa de los principios del derecho internacional.

Por último, pero no menos importante, el COVID-19 no es un problema nacional; no se limita a una determinada zona geográfica, región, nación, cultura, etc. Ha creado una oportunidad única para la solidaridad global. El Secretario General de las Naciones Unidas ha pedido incluso una tregua general en todos los rincones del mundo y los funcionarios de alto rango de las Naciones Unidas han advertido contra el impacto ruinoso de esas sanciones en los sistemas sanitarios de los países que han se han visto afectados por el COVID-19. El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos advirtió asimismo contra el colapso de los sistemas de salud en aquellos países que sufren la propagación del virus y que son objeto de las sanciones. Además, el Relator Especial de la ONU se refirió a los impactos negativos de las Medidas Coercitivas Unilaterales, e "instó a la comunidad internacional a adoptar medidas inmediatas para levantar, o al menos suspender esas restricciones hasta que se elimine nuestra amenaza común". Y expresamente exhortó a los estados sancionadores a que retiren de inmediato todas las medidas que dificultan el comercio, "incluidas aquellas que impiden la financiación para la compra de medicamentos, equipos médicos, alimentos u otros bienes esenciales".

En conclusión, la firme convicción de Irán en cuanto a la ilegalidad de las sanciones unilaterales, el rechazo global a esas medidas coercitivas unilaterales contrarias al derecho internacional y como herramienta para promover la agenda de política exterior de un tercer país a expensas de la violación de la soberanía de otros, así como la protesta internacional por el impacto humanitario de las sanciones en la actual lucha de Irán contra el virus plantea la siguiente pregunta: El diluvio de demandas internacionales para que se levanten las sanciones de EEUU ¿ha caído en oídos sordos y esperan escucharlo directamente de Irán? ¿O se debe a la verdadera tendencia de algunos de los principales responsables estadounidenses que pretenden que Irán se doblegue ante la creciente presión que está en juego?

El portavoz del Ministerio de Sanidad, Kianush Yahanpur, declaró el jueves que 32.309 personas de un total de 66.220 infectadas por el coronavirus han sobrevivido a la enfermedad, aunque lamentablemente 4.110 han fallecido.

9408**1233

Your Comment

You are replying to: .
3 + 13 =