2 jun. 2020 20:55
Journalist ID: 2396
News Code: 83809286
0 Persons
Imam Jomeini, el líder de la Revolución más equilibrada del mundo

Teherán, IRNA- La historia de las naciones siempre nos recuerda aquellas destacadas figuras que fueron una manifestación de la determinación de sus pueblos. Y de esa forma, el Imam Jomeini, uno de los principales líderes espirituales contemporáneos, que llegó también a ejercer el poder político, se convirtió en el protagonista del relato más importante del siglo XX en la historia de Irán, poniendo fin a 2500 años de ininterrumpida monarquía.

El Imam Jomeini nació el 21 de septiembre de 1902 en el seno de una familia profundamente religiosa, en Jomein, una población de la provincia central de Arak, a 300 km al sur de Teherán.

Tras el asesinato de su padre, cuando tenía escasamente 5 meses, el Imam Jomeini fue criado por su madre y una de sus tías, a las que perdió a los 15 años de edad.

Una vez finalizados sus estudios de adolescencia en su ciudad natal, el joven Ruholah Musavi Jomeini mostró su inclinación por los estudios religiosos e islámicos, razón por la cual partió hacia la ciudad santa de los shiíes iraníes de Qom, conocida como el centro de las ciencias islámicas del país.

Desde muy joven, Jomeini adoptó una posición muy crítica respecto al entonces dogmático gobierno iraní, y dado su alto nivel intelectual político y su popularidad, representaba una grave amenaza para el poder imperial de Mohammad Reza Pahlavi.


Por consiguiente, y con el objetivo de abrir una brecha entre el pueblo cansado de la tiranía del Sha y el Imam Jomeini, el rey lo expulsó a Turquía en 1964.


Durante su exilio, el líder iraní no dejó de denunciar al régimen del Sha, por lo que sufrió el férreo y severo control del régimen.


11 meses después, el ayatolá Jomeini fue exiliado Irak, donde tres años más tarde se estableció el partido baasista, lo cual originó mayores restricciones a las actividades político-religiosas del gran líder iraní en aquel país árabe.


El Imam Jomeini durante su exilio en Irak (1965-1978)
 

Sin embargo, el guía pasó 13 años en el exilio iraquí, aunque el incremento de las presiones por parte del régimen Pahlavi y del régimen baasista le llevaron a exiliarse a París el 4 de noviembre de 1978.   

Durante esos años, los mensajes del Imam Jomeini llegaban a sus partidarios en Irán a través de las personas que lo rodeaban, incrementando el conocimiento y una motivación redoblada de resistencia frente al régimen Pahlavi, convirtiéndose posteriormente en un gobierno islámico cuyas señas de identidad eran la libertad y la independencia.


Imam Jomeini en París (1978-1979), antes de su regreso a Irán

La lucha popular liderada por el Imam Jomeini alcanzó su clímax y todo estaba preparado para llevar a cabo una revolución completa y la caída del régimen del Sha.


Con el terreno abonado en Irán, y después de un exilio de 15 años en Irak, Turquía y Francia, el Imam Jomeini regresó el 1 de febrero de 1979 procedente de París, y 11 días más tarde triunfó oficialmente la Revolución Islámica.


El regreso del Imam Jomeini el 1 de febrero de 1979, 10 días antes del triunfo de la Revolución Islámica

Menos de 1 año después de la victoria de la Revolución, el entonces presidente iraquí Saddam Hussein,  respaldado por EEUU y algunas potencias occidentales, lanzó una gran invasión contra la República Islámica en 1980, comenzando así la guerra irano-iraquí de ocho años de duración. No obstante, el líder iraní logró guiar sabiamente el barco de la Revolución Islámica en medio de un gran mar de conspiraciones nacionales e internacionales, y soportando una difícil situación.


Dadas sus específicas características, incluidas la popularidad y el apoyo de casi el 100% de la nación iraní, la  Revolución Islámica adquirió en un breve periodo de tiempo una prominencia internacional, y el Imam Jomeini fue reconocido mundialmente como el líder que “quería la Revolución para el pueblo, y no viceversa”.  


El sábado 4 de junio de 1989, escasamente una década después del triunfo de la República islámica, el Imam Jomeini fallecía a los 87 años. Anualmente, los iraníes y sus admiradores de otras naciones siguen conmemorando el aniversario de su muerte en todo el mundo.

El Líder Supremo de la Revolución Islámica, el Ayatolá Seyed Ali Jamenei, se dirigirá a la nación iraní en un discurso televisado y retransmitido en directo mañana el día 3 de junio, con motivo del 31º aniversario del fallecimiento del fundador de la República Islámica.

Your Comment

You are replying to: .
6 + 1 =