30 jun. 2020 20:56
Journalist ID: 2389
News Code: 83839917
0 Persons
El compromiso con la Resolución 2231, una prueba para los europeos

Teherán, IRNA- La Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) fue uno de los logros diplomáticos más importantes de la República Islámica de Irán tras las negociaciones nucleares con las potencias mundiales, que no solo excluía a Irán del Capítulo VII de la Carta de la ONU, sino que según estipulaba, el 18 de octubre de este año, tras cuatro décadas, se pondría fin a las restricciones en materia defensiva para Teherán.

Según esa resolución, un documento legal, internacional, vinculante y de apoyo al Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA), el embargo de armas a Irán debe suspenderse el próximo 18 de octubre, tras las sanciones que, antes del JCPOA y según las resoluciones de la ONU, prohibían a Irán comprar armas, y a otros países comprar armas iraníes.

A medida que nos acercamos al 18 de octubre y al término del quinto año desde la firma del JCPOA, nos acercamos, de hecho, a un día histórico para los países que reclaman una mayor influencia y un lugar en el escenario internacional, que debe elegir entre un modelo multilateralista o un sistema unipolar.

EEUU, que se retiró del Plan Integral el 8 de mayo de 2018 por orden de Donald Trump, ha centrado su política de “máxima presión” buscando un consenso mundial contra la República Islámica, ante el supuesto temor de que Irán se vuelva más poderoso en la región.

El representante especial estadounidense para Asuntos de Irán, Brian Hook, se encuentra estos días de viaje por los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, y los territorios ocupados palestinos, y secunda las falsedades de la ex embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas Nikki Haley tratando de atemorizar a los responsables árabes ante el fin del embargo de armas a Irán, e intentando de convencerles para que se viole la Resolución 2231 y se mantenga el embargo de armas, lo cual es completamente ilegal e ilegítimo.

Los tres países europeos, Alemania, el Reino Unido y Francia, criticados reiteradamente por las autoridades iraníes desde la implementación del Plan Integral por su incapacidad en el cumplimiento de sus obligaciones, presentaron recientemente con el apoyo de EEUU una resolución anti iraní -la primera después de 8 años- ante la Junta de Gobernadores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), que fue aprobada el pasado 19 de junio. Y, con esa sorprendente resolución, Europa demostraba su mayor debilidad y pasividad ante el enfoque unilateralista de Washington.

El Consejo de Seguridad celebrará este martes por la tarde una reunión por videoconferencia para revisar la implementación de la citada Resolución. Según dicha Resolución, el secretario general de la ONU deberá informar al Consejo de Seguridad cada seis meses sobre la implementación de la misma, siendo sometida a discusión por los otros miembros.

El embajador y representante permanente de Irán ante las Naciones Unidas, Mayid Tajt-e Ravanchi, declaró este martes que EEUU deberá escuchar una vez más durante esa reunión el apoyo mundial al Plan Integral.

Tajt-e Ravanchi efectuó esas declaraciones en conversación con IRNA, añadiendo que los esfuerzos de EEUU dirigidos a extender el embargo de armas a Irán contradicen completamente la resolución 2231 y el propio Plan Integral.

Respecto a esa prórroga solicitada, el máximo diplomático afirmó que su principal objetivo es aniquilar el acuerdo nuclear. Y se trata de un hecho sin precedentes que un miembro del CSNU actúe contra una resolución que él mismo propició. Con esa actitud, EEUU estaría extendiendo el caos en el orden internacional, añadió.

El diplomático reafirmó que la reciente resolución es completamente inapropiada y carece de fundamento jurídico, advirtiendo que de esa forma, los cuatro países miembros occidentales firmantes del JCPOA, en la práctica, se retirarían del acuerdo, y dejaría de existir como tal un documento denominado Plan Integral de Acción Conjunta.

Por otro lado, la debida implementación de la Resolución 2231 es muy importante y crucial para China y Rusia, ambos firmantes también del JCPOA. Es sabido que EEUU, de acuerdo con su Documento Estratégico de Seguridad Nacional, ha centrado sus intereses en Oriente Medio en clara competencia con Rusia y China, tratando a su vez de contener a Irán.

En definitiva, la política de la Casa Blanca contra Irán en vísperas de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, aunque esquiva una confrontación militar con paciencia estratégica, reaparece con más sanciones tratando de trasladar los costes de una guerra de desgaste en la República Islámica de Irán.

De hecho, desde que Irán ha logrado destacadas capacidades en diversos sectores políticos, económicos y militares con la estrategia de “resistencia activa” y ha mejorado su poder de disuasión, EEUU y sus aliados, politizando los casos intermedios, tratan de poner a prueba a Teherán, que se defenderá por medio de sus competencias legales y diplomáticas.

9490**1233

Your Comment

You are replying to: .
1 + 2 =