Sanciones farmacéuticas: Un serio obstáculo para el acceso justo a la vacuna del coronavirus

Teherán, IRNA- El denominado enfoque de “presión máxima” de Estados Unidos contra otros países está vinculado a las crueles e ilegales sanciones que no son inmunes al ámbito médico y sanitario. Perjudicar el sistema de atención médica de los países sancionados que luchan contra el brote del coronavirus o negar el acceso justo y equitativo a la vacuna del coronavirus, si se produce, son nuevas páginas en la lista negra de los crímenes de Washington contra la humanidad.

Al mantener e intensificar sus acciones unilaterales, coercitivas e ilegales ante la situación de crisis causada por la pandemia del coronavirus, Estados Unidos ha traspasado todas las líneas rojas del terrorismo económico, llegando a la frontera de los crímenes contra la humanidad.

Según las informaciones, más de 145 compañías farmacéuticas y universidades compiten por la vacuna contra el coronavirus en todo el mundo. Hasta la fecha, más de 17 millones de personas en todo el mundo han sido infectadas con la enfermedad y más de 600.000 han muerto.

Actualmente existe una competencia efectiva y constructiva entre los centros de investigación y científicos de diferentes países para hallar una vacuna eficaz para esta enfermedad. Una competencia que puede conducir a nuevos avances en la ciencia médica y farmacéutica.

Aún no se ha descubierto ni producido una vacuna definitiva y aprobada por la Organización Mundial de la Salud contra el Covid-19, pero los laboratorios e institutos de investigación de todo el mundo trabajan día y noche para conseguirla, y algunos esfuerzos en ese sentido se adivinan prometedores.

La República Islámica de Irán, gracias a su significativo progreso en el campo de las ciencias médicas y la industria farmacéutica, es uno de los escasos países que ha dado pasos importantes en materia de producción de vacunas, y según el ministro de Sanidad, Saeid Namaki, la vacuna del Covid-19 en Irán entrará próximamente en la fase de pruebas en humanos.

Aunque Estados Unidos ha argumentado que las sanciones unilaterales contra otros países no han afectado directamente a la exportación de bienes humanitarios, como equipos médicos, de tratamiento o farmacéuticos, las restricciones impuestas por las sanciones han conllevado un estancamiento en las transacciones bancarias y el comercio, así como problemas en la entrada y salida de divisas de los países sancionados. Como resultado, la importación de medicamentos o de sus materias primas afronta grandes desafíos y limitaciones, y los pacientes de los países sancionados, incluido Irán, sufren muchos problemas para obtener sus fármacos.

9490**1233

Síganos en Twitter @irna_es

Your Comment

You are replying to: .
3 + 3 =