Director del OEAI: Confrontar el comportamiento destructivo de EEUU es la única forma de proteger el multilateralismo

Londres, IRNA - El director de la Organización de la Energía Atómica de Irán (OEAI), Ali Akbar Salehi, insistió el lunes que no hay otra forma de proteger el multilateralismo que poniendo fin al comportamiento destructivo de Estados Unidos.

El texto completo del discurso de Salehi ante la 64ª sesión ordinaria de la AIEA es el siguiente: 

El mundo atraviesa circunstancias muy graves y singulares provocadas por la pandemia del COVID-19, que ha requerido en la práctica que muchos foros e instituciones, incluida la Agencia, cambien su modus-operandi. En vista de ello, es un gran placer para mí unirme virtualmente a la 64ª reunión de la Conferencia General de la Agencia.

En medio de este ambiente lúgubre y doloroso tan singular en el que casi todos los miembros del Organismo han sufrido de una u otra forma a causa del COVID-19, la comunidad internacional no fue consciente de la ruptura de otro hito del multilateralismo, a saber, la arquitectura de las Naciones Unidas. No es ningún secreto que las organizaciones internacionales están sometidas a presiones políticas de determinados Estados y la AIEA no es una excepción. En este momento crítico para el multilateralismo, por un lado, la razón de ser del sistema de las Naciones Unidas se ha visto seriamente cuestionada; y por otro, el Organismo Internacional de la Energía Atómica se enfrenta a uno de los desafíos más importantes desde sus inicios.

Me enorgullece constatar que la comunidad internacional ha superado con éxito la primera fase de esta terrible experiencia, pues los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York han demostrado con razón que no están dispuestos a ceder sobre los logros obtenidos simplemente por el enfoque intimidatorio de un Estado miembro específico. 13 de los 15 miembros del Consejo de Seguridad no solo rechazaron por unanimidad la Resolución de EEUU sobre la extensión del embargo de armas contra Irán, sino que tampoco reconocieron a EE UU como participante del Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA)para aprovecharse de los mecanismos específicos del Acuerdo con el fin de reinstaurar las sanciones que ya habían sido canceladas por el Consejo. Ese es un activo fehaciente que debe preservarse.

Además, aquí en Viena, la Agencia y la República Islámica de Irán han demostrado la máxima vigilancia en relación a sus intereses a largo plazo con la perspectiva de que se únicamente se materializarán mediante la mutua cooperación y evitando cualquier influencia externa. Por lo tanto, en el marco de las obligaciones de los Estados, en virtud del Acuerdo Integral de Salvaguardas (ASC) y el Protocolo Adicional (AP), el Organismo debe confirmar su determinación de no comprometer su imparcialidad, independencia y profesionalismo en aras de algunas comodidades de brevedad evidente.

Es digno reconocer que Irán, por sí solo, recibe el 22% del total de las inspecciones de la AIEA a nivel mundial; asimismo, también se realizaron en 2019 432 inspecciones y 33 accesos complementarios en Irán. Además, el Organismo también ha podido para llevar a cabo sus actividades de verificación incluso durante la difícil situación provocada por la pandemia del Covid-19. Con esta cooperación amplia y transparente, Irán y el Organismo acordaron trabajar de buena fe para resolver tres cuestiones relacionadas con las salvaguardias en el entendimiento de que, sobre la base del análisis de la información disponible para el Organismo, no habrá otras preguntas ni solicitudes de acceso.

Estos enfoques adoptados en Nueva York y Viena son verdaderos rayos de luz en este sombrío entorno político para el multilateralismo que merecen cumplirse sinceramente.

Sobre la situación actual del JCPOA me gustaría decir que, si bien todavía existe un amplio acuerdo entre la comunidad internacional de que el acuerdo nuclear debe preservarse como un verdadero punto de inflexión en la historia del multilateralismo y como un importante logro de la diplomacia, el JCPOA se encuentra atrapado en una situación de casi estancamiento debido a la ilegal retirada de Estados Unidos del mismo. Por lo tanto, la preservación del JCPOA también es una responsabilidad común de todos los miembros de la comunidad internacional. En este contexto, la responsabilidad de la UE, y específicamente el E3 como miembros del JCPOA, es de suma importancia; es decir, deben implementar sus obligaciones de manera plena y efectiva. De esta forma, el Acuerdo se conservará únicamente cuando todas las partes involucradas implementen sus disposiciones de manera equitativa. E Irán no ha tenido ni tuvo otra opción que adoptar un enfoque “paso a paso” en la implementación de los párrafos 26 y 36 del JCPOA para restaurar el equilibrio perdido en el Acuerdo.

La seguridad nuclear es una de las principales prioridades de Irán. Y por ello se ha avanzado en el establecimiento de un Centro de Seguridad Nuclear (NSC). Si bien la responsabilidad de la seguridad nuclear tecnológica y física recae enteramente en los Estados miembros, Irán cree firmemente que estas áreas deben fortalecerse y mejorarse mediante la cooperación entre los Estados.

Recientemente se han observado nuevas amenazas malintencionadas a través de instrumentos cibernéticos y de otro tipo. A este respecto, permítaseme recordar la reciente explosión en la instalación nuclear Shahid Ahmadi Roshan (Natanz), fruto de un sabotaje como ya se declaró. Estos actos dolosos deben ser condenados por la Agencia y los Estados miembros. Irán se reserva el derecho de proteger sus instalaciones y de responder consecuentemente ante cualquier amenaza según corresponda.

La República Islámica de Irán persiste en su camino hacia la aplicación pacífica de la ciencia y la tecnología nucleares en varios campos, incluidos la agricultura, la salud y la industria, mientras continúa generando electricidad. Aquí, reiteramos que una de las principales misiones de la AIEA es “fomentar el intercambio y la cooperación científica y tecnológica sobre los usos pacíficos de la energía atómica” y “fomentar el intercambio y la capacitación de científicos y expertos en el campo de los usos pacíficos de la energía atómica” entre los Estados miembros.

Una última palabra de sabiduría: el carácter profesional, imparcial e independiente de la labor del Organismo sólo estará garantizado si éste también considera de manera inequívoca e imparcial la información disponible sobre las actividades nucleares del Reino de Arabia Saudí. Si Arabia Saudí persigue un programa nuclear con fines pacíficos, debe actuar de manera muy transparente y permitir que los inspectores del Organismo verifiquen sus actividades. Y en este mismo contexto, el régimen de Israel, como país no firmante del TNP y que se ha negado continua y rotundamente a adherirse a las salvaguardas de la AIEA requiere un enfoque imparcial y profesional por parte del Organismo. Este régimen, que es la principal fuente de inestabilidad e inseguridad en la región, así como una amenaza para la paz y la seguridad internacionales, debe abandonar su programa de Armas de Destrucción Masiva y adherirse al TNP sin más demoras ni condiciones previas. No hace falta decir que las aclaraciones sobre sus actividades y programas nucleares a este respecto fortalecerían indudablemente la credibilidad y el profesionalismo del Organismo.

Para concluir, la República Islámica de Irán está dispuesta a mantener sus esfuerzos y cooperación con otros miembros de la comunidad internacional para devolver el multilateralismo y la diplomacia al centro de las relaciones internacionales. Para ello, no hay más remedio que unirnos y poner fin al comportamiento destructivo de la actual administración de Estados Unidos para el interés de todos los que formamos parte de la comunidad internacional.

9408**1233

Síganos en Twitter @irna_es

Your Comment

You are replying to: .
8 + 5 =