27 sept. 2020 15:08
Journalist ID: 2396
News Code: 84056397
0 Persons
Las amenazas de Trump a Irán no le reportarán ningún beneficio

Teherán, IRNA- Solo falta un mes y medio para la celebración de las elecciones presidenciales de EEUU, y durante este breve período, el presidente Donald Trump sigue insistiendo en sentar a Irán a la mesa de negociaciones mediante amenazas, un esfuerzo que le resultará completamente baldío.

A unos 45 días de las elecciones, el actual mandatario sigue por detrás de su rival demócrata Joe Biden en las encuestas de opinión, y por ello últimamente busca con desesperación algún logro para compensarlo. Trump derrotó a Hillary Clinton por un estrecho margen de votos hace cuatro años y ahora afronta nuevamente el mismo desafío.

La situación interna en Estados Unidos, por el desmesurado brote del coronavirus y cierres de negocios, es de tal magnitud, que Trump tiene pocas opciones para maniobrar y cambiar la situación económica de su país, por lo que él mismo y su equipo responsable de política exterior se esfuerzan por obtener cualquier éxito. En ese sentido, la persuasión a algunos líderes árabes para firmar acuerdos de paz con el régimen sionista, así como las amenazas a Irán para alcanzar un acuerdo impuesto, merecen ser evaluados.

En un momento en que la administración Trump y el régimen sionista no cejan en el empeño de presionar económica y políticamente, así como en materia de seguridad a la República Islámica, el aparato diplomático de Irán ha conseguido frustrar las conspiraciones de Estados Unidos e impedir que alcanzaran un consenso contra Irán. Y en el cénit de su desesperación, Trump se permitió amenazar a Teherán.

Durante su primera campaña electoral anunció que se retiraría del acuerdo nuclear iraní firmado en 2015 y que llegaría a un nuevo pacto con la República Islámica. Sin embargo, después de su abandono, a pesar de la dura coacción económica y la política de máxima presión, la administración Trump no ha logrado obligar a Irán a sentarse en la mesa de negociaciones cuyas condiciones sin principios fueron determinadas por Washington.

A pesar de la clara y honesta participación de la República Islámica de Irán en el acuerdo nuclear, la administración Trump sigue aplicando las políticas fallidas de coerción e intimidación para, según manifiesta, obligar a Irán a aceptar sus demandas.

Las declaraciones del actual presidente en sus discursos de campaña demuestran que, por un lado, está tratando de justificar su frustración al no lograr un acuerdo con Irán y, por otro, amenaza con obligar a la República Islámica a sentarse a la mesa de negociaciones.

Todo ello mientras las autoridades  y diplomáticos iraníes han dicho en repetidas ocasiones que solo entablarán negociaciones con Estados Unidos si vuelven al acuerdo nuclear; pero la administración Trump, que conoce más bien poco sobre la diplomacia internacional convencional, piensa que puede conseguirlo mediante la intimidación.

9408**1233

Síganos en Twitter @irna_es

Your Comment

You are replying to: .
2 + 0 =