Irán anuncia su disposición a desempeñar un papel constructivo en la resolución de las disputas entre Armenia y Azerbaiyán

Teherán, IRNA- El presidente iraní, Hasan Rohani, expresó su preocupación por las recientes tensiones reanudadas entre Armenia y Azerbaiyán, y subrayó: “La guerra y el conflicto no son las formas apropiadas para resolver los problemas y disputas, sino que complican aún más la situación”.

En conversación telefónica mantenida este miércoles con el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián, Rohani reiteró la necesidad de recuperar la paz, la estabilidad y la seguridad en la región, y afirmó: “La estabilidad y la seguridad son las bases para el desarrollo, y nuestra región no puede permitirse una mayor inestabilidad y una nueva guerra”.

Respecto a las antiguas discrepancias surgidas entre Armenia y Azerbaiyán por la disputada región de Nagorno-Karabaj, Rohani insistió que debería hallarse una solución en el marco de las regulaciones internacionales y el respeto a la integridad territorial, y señaló: “Es muy importante para nosotros que se detengan los enfrentamientos, y esperamos que Armenia y Azerbaiyán adopten medidas en ese sentido con tacto y moderación”.

La guerra no será necesariamente la solución a los problemas, tensiones y disputas, manifestó, añadiendo: “Cualquier injerencia extranjera no sólo no ayudará a resolver el conflicto, sino que prolongará los enfrentamientos y tensiones, y complicará aún más la situación”.

Y destacando la importancia y la larga historia de las relaciones de Irán con Azerbaiyán y Armenia, basadas en una historia y una cultura comunes, Rohani anunció la disposición de la República Islámica a desempeñar un papel constructivo acorde con los dos países amigos y vecinos: “Nuestro deseo es el fin inmediato de las hostilidades, y todos deberíamos tratar de resolver los asuntos de la región a través de la política y las normas internacionales”.

**Cualquier conflicto irá en detrimento de todos los países de la región

El primer ministro de Armenia también se refirió a los recientes acontecimientos surgidos por el conflicto militar con Azerbaiyán, y coincidió que cualquier tensión y enfrentamiento irá en detrimento de todos los países de la zona, acogiendo con satisfacción cualquier iniciativa viable que conduzca al fin de la violencia.

Pashinián expresó igualmente su preocupación ante cualquier posible injerencia extranjera en la disputa que mantienen con Azerbaiyán.

El conflicto en la región de Nagorno-Karabaj se remonta al colapso de la Unión Soviética a finales de la década de los 80 y se prolongó hasta aproximadamente 1994, cuando Armenia y Azerbaiyán se disputaban ese estratégico territorio. El enclave de Nagorno-Karabaj había celebrado un referéndum que fue boicoteado por Azerbaiyán en el que el pueblo eligió la independencia, antes que unirse a cualquiera de esos dos países.

9490**1233

Síganos en Twitter @irna_es

Your Comment

You are replying to: .
6 + 8 =