6 oct. 2020 23:59
Journalist ID: 2396
News Code: 84067581
0 Persons
La estrategia de Trump, la teoría del loco

Teherán, IRNA- En parte, la política estadounidense de máxima presión contra Irán, que no ha tenido un significativo éxito, es fruto de los enfoques y temperamento personal de Donald Trump que a menudo ofrece una imagen irracional e imprevisible de sí mismo.

Según IRNA, la estrategia de la administración del actual presidente Donald Trump respecto a Irán ha fracasado. A gran escala, EEUU ha tratado de establecerse como una superpotencia mundial durante las últimas décadas. Y a lo largo de ese tiempo, la gran estrategia del país norteamericano ha consistido en evitar el dominio y la jactancia de otra potencia mundial. Para conseguirlo, EEUU ha utilizado dos tipos de poder: el “blando” (el uso de la influencia de los medios) y el “duro” (las guerras, echar leña al fuego, etc.). Frente a la República Islámica, que desafía la naturaleza de las potencias mundiales, Estados Unidos ha utilizado todos sus recursos y herramientas a nivel nacional, regional y global.

Como única potencia hegemónica incomparable en el mundo tras el colapso de la Unión Soviética, EEUU persigue mantener su hegemonía enfrentándose a las nuevas amenazas. Una de las más importantes es la aparición de nuevas hegemonías regionales, como Irán y China. EEUU se ha esforzado mucho para que no se formara ningún gobierno dominante ni en el noreste de Asia, ni en Europa ni en el Golfo Pérsico.

EEUU, con el liderazgo de Trump, persigue una política supremacista en la Casa Blanca. Basada en un paradigma caótico, la administración Trump ha adoptado la teoría del loco y la política de la ambigüedad y complejidad siguiendo la estrategia del “jujutsu”. El Jujutsu es un tipo de lucha sin armas o con armas pequeñas, para derrotar, controlar o matar a uno o más rivales con o sin armas, que se usa para atacar o defenderse de sí mismo o de otra persona.

Apoyándose en el régimen sionista y Arabia Saudí y secundando la estrategia de “despliegue paso a paso” de Israel, los EEUU del mandato de Trump han tratado de convencer a Irán para que aceptara las condiciones de una negociación impuesta, aunque ha sido incapaz de entender la contraestrategia iraní. Sin embargo, si la administración Trump hubiera alcanzado una comprensión correcta de la estrategia del país persa, podría haber logrado mejores resultados, simplemente cambiando su estrategia.

De todas las polémicas declaraciones, mentiras, amenazas y fanfarronadas de Donald Trump, ninguna es tan confusa como cuando asegura que llevará a cabo alguna acción y un  poco más tarde declara que no lo hará. Lo que pretende Trump es barruntar la situación agregando confusión y ambigüedad en un mundo que ya está en confusión. Por ejemplo, invita a Irán a negociar y al mismo tiempo impone nuevas sanciones.

Grosso modo, la estrategia de Trump respecto a Irán ha consistido en: 1- Retirarse del Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA); 2- Imponer una política de máxima presión; 3- Intentar que los países europeos le acompañaran en sus sanciones anti iraníes; 4- Intentar gestionar cualquier posible escalada de las sanciones y el peligro de la guerra; 5- Presionar más al gobierno y cuestionar su legitimidad por medio de incitaciones populares.

Teniendo en cuenta sus anteriores y actuales fracasos, EEUU necesita una estrategia completamente diferente hacia Irán. Ya ha llegado el momento de que Washington realice una propuesta creíble a Teherán para que las autoridades del país puedan aceptarla. EEUU debe comenzar a hablar del levantamiento de las sanciones económicas, no confiscar los activos iraníes, establecer unas relaciones diplomáticas normales y fomentar la inversión extranjera en Teherán.

Posiblemente, el ganador de las próximas elecciones presidenciales tendrá la oportunidad de adoptar una nueva estrategia respecto a Irán.

9408**1233

Síganos en Twitter @irna_es

Your Comment

You are replying to: .
5 + 3 =