14 oct. 2020 13:36
Journalist ID: 2396
News Code: 84075852
0 Persons
Gran Bretaña demora el pago de la antigua deuda que mantiene con Irán

Londres, IRNA- La dilación del pago de la deuda de 400 millones de dólares que Gran Bretaña mantiene con Irán, junto con la continua propaganda mediática vinculando el contencioso con la liberación de algunos sospechosos con doble nacionalidad sentenciados, no solo no favorece las relaciones entre los dos países, sino que solo consigue que se incrementen los intereses por el retraso en su devolución.

Según IRNA, el Reino Unido mantiene una deuda añadida de 20 millones de libras con Teherán por retrasar el pago de los 400 millones de dólares relacionados con el antiguo caso de los carros de combate Chieftain.

En relación a las sanciones contra Irán, Gran Bretaña alega que son el motivo por el cual a lo largo de esos años no ha podido abonar su deuda; sin embargo, los expertos aseguran que Londres, con el bloqueo de ese importe, se ha beneficiado de significativos intereses en las últimas cuatro décadas.

El Gobierno iraní también refutó esa excusa ofreciendo argumentos legales. Estaba previsto que el veredicto final se emitiera el pasado mes de marzo, pero se pospuso debido al brote del coronavirus, justo hasta un día después de las elecciones presidenciales de EEUU.

Aunque los gobiernos iraní y británico han manifestado en repetidas ocasiones que la deuda de Londres no tiene nada que ver con la cuestión de las personas con doble nacionalidad, cada vez que el caso avanzaba un poco, Richard Ratcliffe, esposo de la británica-iraní Nazanin Zaghari, solicitaba contrapartidas con trasfondo político.

El pasado mes de febrero, Ratcliffe se presentó a la oficina del primer ministro británico coincidiendo con la audiencia del tribunal sobre ese caso para reunirse con Boris Johnson y recordarle sus demandas.

Nazanin Zaghari-Ratcliffe, empleada de la Fundación Thomson Reuters, fue arrestada en Kermán en abril de 2016 acusada de atentar contra la seguridad nacional, siendo condenada por ello a cinco años de prisión.

Por eso, tras la apabullante propaganda anti iraní y los enormes esfuerzos por revertir la realidad de la deuda legal a Irán, la reciente confesión del secretario de Defensa del Reino Unido, Ben Wallace, ha resultado novedosa para la opinión pública británica.

En respuesta a las críticas de los abogados de Zaghari sobre la demora del gobierno de Londres en pagar el dinero al condicionarlo a la liberación de su cliente, Ben Wallace afirmó que el gobierno británico reconoce que debe abonarse y continuará buscando las vías legales para saldarla.

Wallace, que anteriormente había sido miembro del grupo de Amistad Parlamentaria Irán-Reino Unido y había criticado a su gobierno por retrasar el pago de la deuda, escribió en una carta: “Ya expuse mi posición en este caso y estoy comprometido a resolverlo”.

En su conferencia de prensa celebrada el lunes, el portavoz de Exteriores Saeid Jatibzade se refirió también a la conversación telefónica que sostuvo el canciller Mohamad Yavad Zarif con su homólogo británico sobre ese tema, señalando: "Inglaterra  tiene una deuda específica con Irán, aunque el importe de la misma se incrementa diariamente debido al retraso en su devolución. Esa demora es inadmisible".

"El poder judicial de Irán es independiente y Nazanin Zaghari está cumpliendo su sentencia de acuerdo con el veredicto del tribunal”, añadió.

La deuda de Londres con Teherán está relacionada con la compra de los carros de combate Chiften al Ministerio de Defensa británico por parte del gobierno Pahlavi, según la cual se había acordado la entrega de 1.500 tanques y vehículos blindados a Irán.

9408**1233

Síganos en Twitter @irna_es

Your Comment

You are replying to: .
6 + 8 =