4 nov. 2020 13:23
Journalist ID: 2389
News Code: 84098732
0 Persons
Tajt-e Ravanchi critica las sanciones ilegales de Estados Unidos contra Irán

Nueva York, IRNA- El embajador y representante permanente ante las Naciones Unidas, Mayid Tajt-e Ravanchi, denunció el martes que Estados Unidos ha estado imponiendo sanciones ilegales contra Irán utilizando medidas coercitivas como instrumento de su política exterior durante los últimos años.

En la reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) sobre el 'Informe de la Corte Internacional de Justicia', añadió que su inaceptable comportamiento se ha mantenido incesantemente, e incluso se ha intensificado tras su retirada del Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA), atacando, directa o indirectamente, a empresas y ciudadanos iraníes.

“La Corte Internacional de Justicia tiene un papel fundamental en el reconocimiento y la aplicación del derecho internacional a través de su labor judicial. La base consensuada de las competencias del tribunal no es una deficiencia, sino que, de hecho, fortalece la Corte que defiende el estado de derecho en el orden jurídico internacional, y en cuyo núcleo se encuentra la igualdad soberana de los Estados como uno de los principios fundamentales del derecho internacional. Es por ello que las competencias del tribunal para emitir opiniones consultivas se reservan a cuestiones jurídicas de derecho internacional general, y no para resolver controversias bilaterales. La República Islámica de Irán siempre ha creído en la autoridad y la integridad de la Corte y la considera un medio fundamental para la solución pacífica de las controversias entre Estados”, dijo.

Tajt-e Ravanchi insistió que Estados Unidos, utilizando medidas coercitivas como un instrumento en su política exterior durante los últimos años, ha impuesto sanciones ilegales contra Irán. Su intolerable comportamiento se ha mantenido incansablemente e incluso se ha intensificado tras su retirada del JCPOA, atacando, directa o indirectamente, a empresas y ciudadanos iraníes con la intención de aumentar la presión sobre la República Islámica de Irán y limitar, más que nunca, su capacidad para concurrir en el libre comercio con otros países, creando incertidumbres a todos aquellos actores que desean mantener alguna relación económica con Irán. El presidente de Estados Unidos declaró descaradamente incluso que “las sanciones tendrían pleno efecto” hasta alcanzar su “mayor nivel” y provocando a Irán “los mayores problemas nunca vistos”.

En respuesta a los actos ilícitos llevados a cabo en contravención del Tratado de Amistad, Relaciones Económicas y Derechos Consulares de 1955, la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional, la República Islámica de Irán inició un procedimiento contra Estados Unidos ante la Corte Internacional de Justicia el 16 Julio de 2018 y, al mismo tiempo, ante la urgencia y el riesgo de que se produjeran perjuicios irreparables a sus derechos, incluidas pérdidas económicas y sociales irreparables, solicitó a la Corte que adoptara medidas provisionales.

El 3 de octubre de 2018, la Corte emitió una orden de medidas provisionales que exigía por unanimidad a Estados Unidos eliminar cualquier impedimento a la importación de productos alimenticios y productos agrícolas, medicamentos y equipos médicos, así como repuestos, equipos y los servicios necesarios para la seguridad de aviación Civil. También ordenó a Estados Unidos que garantizara la concesión de licencias y las autorizaciones necesarias para los bienes y servicios antes mencionados, y que los pagos y otras transferencias de fondos no estuvieran sujetos a ninguna restricción.

Lamentablemente, Estados Unidos no solo ha incumplido la citada orden, sino que, al imponer nuevas rondas de sanciones, también ha desafiado deliberadamente esa orden. Cabe destacar que la Corte, en el párrafo 100 de su Resolución, reafirmó que sus “resoluciones sobre medidas provisionales tenían efecto vinculante y, por lo tanto, creaba obligaciones jurídicas internacionales para cualquier actor a quien se dirigían las medidas provisionales”. Huelga decir que el incumplimiento de Estados Unidos conlleva su responsabilidad internacional.

En este contexto, sería menester que los Estados miembros, de conformidad con la orden del tribunal internacional y la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad, se opusieran a la política ilegal de intimidación y presión de Estados Unidos. Cualquier acción en sentido contrario equivale a hacer caso omiso a la orden de la Corte y supone brindar asistencia al transgresor.

Recientemente, en flagrante violación a la Orden de la Corte, Estados Unidos ha intensificado sus presiones sobre el pueblo iraní en medio del brote de la pandemia, agravando así la situación, con la intención de privar a Irán al acceso a medicamentos, equipos y recursos, imprescindibles para combatir eficazmente el mortal virus. Por poner un ejemplo entre muchos, puede mencionarse la reciente decisión de Estados Unidos de sancionar, en clara violación a la Orden provisional de la Corte, a numerosos bancos iraníes, lo que dificulta más que nunca al sistema financiero iraní la realización de transacciones, incluso en áreas relacionadas con la ayuda humanitaria.

Por todo ello, la República Islámica de Irán, en más de una ocasión ha denunciado este incumplimiento ante la Corte. La respuesta facilitada por Estados Unidos a este respecto siempre ha sido la repetición de sus alegaciones anteriores: que ha estado vinculado a la Orden y que las transacciones humanitarias están exentas de sus sanciones; una alegación que simplemente es pura invención y falsa.

Además, al endurecer el control de las sanciones, un elemento esencial de su llamada campaña de máxima presión contra Irán, Estados Unidos ha violado la orden de la Corte sobre medidas provisionales que requieren que “ambas partes se abstengan de cualquier acción que pueda agravar o extender la controversia ante la Corte o hacerla más difícil de resolver”. Estados Unidos ha actuado deliberadamente en dirección completamente contraria a lo que ordenaba la Corte.

Para impugnar la solicitud de la República Islámica de Irán en una fase preliminar, Estados Unidos ha recurrido a objeciones erróneas. La República Islámica de Irán, en sus observaciones y comunicaciones, así como en las sesiones de los procedimientos orales, ha demostrado la nulidad de estos argumentos, que pueden considerarse abusivos en algunos casos, ya que han sido rechazados previamente por la Corte en numerosas ocasiones.

9490**1233

Síganos en Twitter @irna_es

Your Comment

You are replying to: .
3 + 12 =