1 dic 2020 15:28
Journalist ID: 2389
Código para noticias: 84131374
Contador de personas
El asesinato del científico iraní y el silencio del presidente electo de EEUU

Teherán, IRNA- Los gobiernos occidentales, que siempre han insistido en la defensa de los derechos humanos, se han negado a condenar el asesinato del destacado científico iraní, y se han limitado a responder similarmente y de forma neutra; pero el sonoro silencio del presidente electo de Estados Unidos y su equipo ha provocado diversas especulaciones y análisis.

La cuestión más importante planteada por los medios de comunicación internacionales con respecto al asesinato del mártir Mohsen Fajrizade y su relación con la nueva administración estadounidense es que el régimen sionista, con el apoyo de la administración de Donald Trump, estaría trabajando arduamente para sofocar cualquier posible relación diplomática entre los futuros gobiernos de Estados Unidos e Irán.

Anteriormente, el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, había expresado su voluntad de reincorporse al Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA) tras la formación de su nuevo gobierno, lo cual naturalmente desagrada a los regímenes de Tel Aviv y Riad, y la propia administración de Donald Trump, que propició su abandono del acuerdo internacional, obviamente rechaza que Washington regrese al JCPOA.

Los regímenes que persiguen la fallida perpetua de la diplomacia entre Teherán y Washington, naturalmente interpretan el silencio de Biden a su favor, aunque cualquier interpretación sobre este mutismo estará lejos de la verdad sin que se manifieste una posición clara de los altos cargos demócratas.

Aunque Biden ha guardado silencio, algunos miembros de su partido sí se han pronunciado a través de Twitter sobre el asesinato, expresando la necesidad de reactivar la diplomacia con Irán y advirtiendo sobre las peligrosas consecuencias de este asesinato para la seguridad global.

Pero el hecho de que la Troika europea todavía no haya condenado el atentado terrorista y haya adoptado una postura relativamente neutral puede deberse al silencio de las altas personalidades de la futura administración estadounidense. Quizás los europeos, siempre seguidistas de las políticas de Washington, no quieren en esta ocasión adelantarse a Biden. La fecha de vencimiento de Trump está clara para los europeos y no les importa la posición que tome el todavía inquilino de la Casa Blanca en los últimos días de su presidencia. Ahora sus ojos están puestos únicamente en las palabras y el comportamiento del próximo presidente.

9490**1233

Síganos en Twitter @irna_es

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
captcha