1 dic 2020 21:41
Journalist ID: 2389
Código para noticias: 84131693
Contador de personas
Ex diplomático iraní: Biden debe regresar al acuerdo nuclear (JCPOA) sin condiciones previas

Madrid, IRNA- El ex diplomático iraní, Seyed Hosein Musavian, aseguró que los asesinatos del general Qasem Soleimani y Mohsen Fajrizade solo incrementaron los sentimientos antiestadounidenses del pueblo iraní, señalando que el presidente electo de EEUU Joe Biden deberá regresar al Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA) sin condiciones previas y levantar las sanciones impuestas a los altos cargos iraníes.

En un artículo publicado en la revista Middle East Eye, Musavian señaló: “El destacado científico iraní, Mohsen Fajrizade, fue asesinado la semana pasada. Tres responsables estadounidenses anónimos confesaron al The New York Times que el régimen israelí estaba detrás de ese asesinato. Unos días antes del crimen, el primer ministro israelí Benyamin Netanyahu, el príncipe heredero saudí Mohamad bin Salman y el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo habían mantenido una reunión secreta en Arabia Saudí. Fuentes israelíes revelaron que el propósito de ese encuentro era preparar operaciones encubiertas contra Irán durante las semanas restantes de la presidencia de Trump e intensificar la presión y las sanciones”.

Musavian recordó que en los años previos a la firma del JCPOA, el régimen israelí ya asesinó a cinco científicos nucleares iraníes, designados como mártires. El asesinato de Fajrizade, tras el asesinato del general Qasem Soleimani es el acto de violencia más atroz e inhumano llevado a cabo contra las autoridades iraníes después de la firma del JCPOA. El mártir Fajrizade no solo era un destacado científico nuclear, sino que desempeñó un papel vital en la producción de kits de pruebas del COVID-19 y una vacuna iraní contra la pandemia del coronavirus para salvar al país del virus”, explicó.

Según Musavian, el momento elegido para cometer el asesinato no fue casual. Biden, elegido recientemente como presidente de EEUU, había declarado que si Irán regresaba al Acuerdo Nuclear, EEUU haría lo propio y, por lo tanto, continuaría negociando con Teherán. El asesinato se produjo con el fin de boicotear esta política.

Además, recordó que el presidente iraní, Hasan Rohani, también ha asegurado que si Biden vuelve a la situación anterior al 20 de enero de 2017, cuando Trump se convirtió en presidente de Estados Unidos, será muy fácil resolver los problemas entre Irán y Estados Unidos. Al mismo tiempo, Rohani enfatizó que la política de Irán se basa en “compromiso versus compromiso, acción versus acción y desescalada versus desescalada”.

Respecto a las declaraciones del Líder Supremo de la Revolución, que había advertido: “Intentamos levantar las sanciones mediante negociaciones, pero no funcionó”, Musavian añadió: “Con estas declaraciones, el Ayatolá Jamenei volvió a mostrar su desconfianza en las negociaciones con Estados Unidos. La salida de Trump del JCPOA y los crímenes contra el general Soleimani y Fajrizade demuestran que la percepción del Líder Supremo es más realista que la del presidente”.

Si bien Irán y EEUU afrontan muchos problemas internos para reactivar el JCPOA, la política de Biden de regresar al acuerdo sacudió a Netanyahu y Bin Salman hasta el punto que mantuvieron una reunión sin precedentes con Pompeo, explicó Musavian, añadiendo que no escatimarán ninguna estratagema contra el acuerdo y proseguirán sus esfuerzos por evitar que la administración Biden regrese al acuerdo nuclear con Irán.

Está claro, pues, que el asesinato de Fajrizade tenía como objetivo bloquear la política de Biden respecto a Irán. De hecho, Biden enfatizó que el propósito de regresar al Acuerdo Nuclear supone en realidad volver al campo de la diplomacia.

En su artículo, Musavian añadió:

En primer lugar, Biden no debería poner ninguna condición previa para volver al Acuerdo Nuclear ni debería intentar ampliar los temas a discutir con Irán. Eso obstaculizaría el proceso de revitalización del acuerdo, porque no se deben ignorar los enraizados sentimientos antiestadounidenses del pueblo iraní, especialmente después del asesinato del general Soleimani y Fajrizade.

El JCPOA debe implementarse de manera completa e íntegra. Cuando se firmó el acuerdo, no se implementó por completo debido a las sanciones iniciales de Estados Unidos e Irán no pudo disfrutar de todos los beneficios económicos acordados. Por lo tanto, Washington debe suspender las sanciones iniciales para que todos los miembros del JCPOA puedan implementar plenamente el pacto.

Los otros problemas de la región, como las armas convencionales y no convencionales, deben resolverse de forma regional, integral y mediante una diplomacia multilateral. Hay que tener en cuenta que Arabia Saudí mantiene un programa nuclear secreto y dispone misiles chinos con un alcance de 5.000 kilómetros. Asimismo, el régimen israelí también cuenta con los misiles Jericó con un alcance de 5.000 kilómetros y que pueden transportar ojivas nucleares, así como cientos de bombas nucleares. Aún así, todas las proclamas de Occidente recaen sobre la capacidad de los misiles de Irán, cuya alcance máximo es de 2.000 kilómetros y carece de bombas nucleares.

Parece que el próximo presidente de Irán pertenecerá al ala de los conservadores. Ese cambio contribuirá a formar un gobierno más armonioso y uniforme en Irán, ya que la mayoría parlamentaria también está en manos de los conservadores. El Líder Supremo de Irán confiará más en un gobierno de ese tipo y tendrá mayor poder de decisión. Cabe señalar que el Líder Supremo es quien toma las decisiones finales en materia de política exterior. Y no hay que olvidar que el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) también juega un papel fundamental en la región, al igual que el Comando Central de Estados Unidos.

9490**1233

Síganos en Twitter @irna_es

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
captcha