Exteriores: Los violadores de los derechos de las naciones no pueden pretender mostrarse como los defensores de los Derechos Humanos

Teherán, IRNA- El portavoz de la Cancillería de la República Islámica rechazó la credibilidad de la resolución del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDHNU), enfatizando que aquellos países que infringen continuamente los derechos de otras naciones no tienen derecho a arrogarse a sí mismos ser los defensores de los Derechos Humanos.

En sus declaraciones efectuadas este miércoles, Saeid Jatibzade explicó que algunos países europeos habían sido los principales promotores de esta resolución, fruto de un resultado de “votos dispersos, débiles y carentes de consenso y aceptación internacional”.

El 23 de marzo, último día del 46° período ordinario de sesiones del Consejo de Derechos Humanos, se aprobó una resolución anti iraní por 21 votos a favor, 12 en contra y 14 abstenciones.

El portavoz criticó la resolución por extender el mandato de un relator cuyos informes no mencionaron la muerte de decenas de inocentes niños iraníes y centenares de pacientes que se vieron impedidos de acceder a los medicamentos debido a las sanciones estadounidenses.

Asimismo, añadió que todas las resoluciones anti iraníes adoptadas desde marzo de 2011 se han basado en acusaciones sin fundamento, insistiendo: “Los países que violan los derechos de otras naciones no pueden presentarse a sí mismos como defensores de los Derechos Humanos, ni tienen autoridad para juzgar a otros estados sobre la situación en esa materia. Más bien, deberán rendir cuentas por sus propios delitos relacionados con la flagrante violación de los Derechos Humanos”.

Jatibzade resaltó que, a pesar de estar sujeto al terrorismo económico de Estados Unidos, Irán siempre ha cumplido sus compromisos respecto a sus propios ciudadanos y ante la comunidad internacional.

La República Islámica es una democracia religiosa que lucha por la promoción de los Derechos Humanos a nivel nacional, regional e internacional, en el marco de sus obligaciones religiosas y de acuerdo con la Constitución, insistió.

El diplomático persa criticó a los patrocinadores de esa resolución por su uso instrumental y político de los Derechos Humanos y por negarse a reconocer las creencias y valores culturales particulares de cada nación, lamentando que influenciados por la propaganda y la guerra psicológica, se hayan alejado de la realidad y guarden silencio frente a las flagrantes violaciones de los derechos de la nación iraní, sometida a las crueles sanciones occidentales.

“Los partidarios de esta resolución deben condenar principalmente los actos de terrorismo económico de la administración estadounidense, la escalada de sanciones unilaterales e injustas, y reconocer los impactos destructivos de esas sanciones para el acceso del pueblo iraní a las necesidades más básicas, como los suministros médicos, cuando afronta la lucha contra el coronavirus”, concluyó Jatibzade.

9408**1233

Síganos en Twitter @irna_es

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
captcha