15 abr 2021 12:02
Journalist ID: 2389
Código para noticias: 84296460
Contador de personas
Qaribabadi denuncia que la pasividad de la AIEA y la ONU hizo que el régimen sionista se volviera más insolente

Teherán, IRNA - El enviado permanente de Irán ante las organizaciones internacionales con sede en Viena lamentó el miércoles que la desidia de las Naciones Unidas y la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) tras los actos terroristas del régimen sionista ha hecho que ese régimen se convirtiera más insolente que nunca.

Tras el ataque terrorista del régimen sionista contra el Complejo Nuclear de Natanz, Kazem Qaribabadi escribió una carta al director general de la AIEA explicando que ese atentado premeditado e intencionado contra una instalación nuclear tan sensible con alto riesgo de contaminación de materiales radiactivos es un acto criminal de terrorismo nuclear.

Aquellos que cometen esos actos tan inhumanos no pueden quedar impunes; y aquellos que estén involucrados directa o indirectamente, como cómplices, deben responder por su crimen, añadió.

“Numerosos medios de comunicación israelíes y occidentales han confirmado explícitamente la participación del régimen israelí en ese atentado terrorista. Hasta el propio primer ministro de ese régimen se refirió a él el día siguiente”, escribió.

Lamentablemente, la historia de Oriente Medio está llena de actos igualmente horribles cometidos por el régimen israelí, llevados a cabo inexplicablemente ante los ojos cerrados de la agencia (AIEA) y los demás, señaló el diplomático.

Ese régimen se ha acostumbrado a cometer graves delitos, principalmente por la negligencia de esas instituciones. No prestan atención a sus compromisos según se estipula en los acuerdos internacionales vinculados; y por eso se siente seguro ante la inacción de las organizaciones internacionales interesadas y el ensordecedor silencio de los mismos gobiernos que dicen estar preocupados por la seguridad y protección de las instalaciones nucleares.

Qaribababdi reiteró que el régimen de Israel no se siente atado a ninguna restricción sobre cualquiera de sus inhumanas actividades, ni está comprometido con ninguna norma o regulación internacional. Esas amenazas constituyen una clara violación de los artículos 2 y 4 de la Carta de las Naciones Unidas y requieren una respuesta adecuada de la comunidad internacional.

Las políticas generales de las organizaciones internacionales establecen que esos actos suponen una evidente violación de las leyes internacionales. La Asamblea General de la ONU, en numerosas resoluciones, ha abordado las amenazas de sabotaje o ataques militares contra las instalaciones nucleares y ha reiterado claramente que representan una violación de la Carta de la ONU, escribió el embajador y representante iraní.

El ataque del régimen israelí contra las instalaciones nucleares pacíficas de Irán no solo son una amenaza para el restablecimiento de la paz y la estabilidad en esa región extremadamente sensible de Oriente Medio, sino también una amenaza contra la paz internacional o de un peligroso estallido nuclear.

El cobarde ataque reciente del régimen sionista simplemente ha fortalecido aún más nuestra voluntad de avanzar y con mayor determinación, reemplazando nuestras centrifugadoras dañadas por otras más avanzadas. Incluso los criminales más estúpidos se darán cuenta también, en su momento, que nunca deben amenazar a los iraníes, concluyó Qaribababdi.

1233**9490

Síganos en Twitter @irna_es

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
captcha