22 abr 2021 12:19
Journalist ID: 2389
Código para noticias: 84305207
Contador de personas
Enviado de Irán denuncia el uso de la fuerza como una violación del derecho a la vida

Nueva York, IRNA- El embajador y representante permanente de Irán ante las Naciones Unidas, Mayid Tajt-e Ravanchi, denunció el miércoles el uso de la fuerza, particularmente en la era de la pandemia del coronavirus, como una clara violación del derecho a la vida e instó a abandonar la hostilidad de inmediato.

Tajt-e Ravanchi efectuó estas declaraciones durante la 54ª sesión de la Comisión de Población y Desarrollo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), añadiendo: “La epidemia del coronavirus ha tenido un profundo y devastador impacto en los sistemas de seguridad alimentaria, nutrición y atención médica de nuestras comunidades”.

Al carecer del acceso a los alimentos nutritivos tendrá dañinos efectos en la vida y la salud de mujeres, niños, y también en las familias más vulnerables y de bajos ingresos, dijo.

Si la comunidad internacional no toma medidas inmediatas para poner fin a la hostilidad, cientos de millones de personas se enfrentarán a la pobreza y el hambre, añadió.

“El difícil acceso a los artículos y suministros médicos básicos también plantea problemas que ponen en peligro la vida y la salud de las personas. Los medicamentos, los equipos médicos y los productos sanitarios han sido objeto de ataques contra aquellos que disponen recursos muy limitados, violando el derecho a la salud y a la vida de las poblaciones de los países afectados”, señaló.

“Como representante de un país cuyo pueblo ha sido sometido a las medidas coercitivas unilaterales más brutales e ilegales, quiero aprovechar esta oportunidad para pedir la abolición completa e inmediata de todas esas medidas para asegurar el pleno cumplimiento de los objetivos de desarrollo económico y social, y también para permitir que los países puedan proteger eficazmente a su pueblo contra el Covid-19 para que reconstruyan sus economías, lo que garantizará el bienestar de sus pueblos después de la epidemia”, enfatizó Tajt-e Ravanchi.

“A pesar de todas las restricciones y presiones por las sanciones ilegales, la República Islámica de Irán ha adoptado medidas concretas para reformar las políticas existentes, mejorar la sostenibilidad general de los sistemas alimentarios y garantizar la seguridad alimentaria, así como atender a las poblaciones vulnerables de todo el país”, concluyó.

9490**1233

Síganos en Twitter @irna_es

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
captcha