30 abr 2021 18:51
Journalist ID: 2389
Código para noticias: 84313950
Contador de personas
Análisis sobre las consecuencias que tendrían para la región la mejora de las relaciones entre Teherán y Riad

Teherán, IRNA- Si el tono conciliador mostrado por el príncipe heredero saudí, Mohamad bin Salman, se materializa en hechos, podrían resolverse muchos problemas en la región, y el dispendio que ha habido hasta ahora podría utilizarse para mejorar la seguridad, la estabilidad y el bienestar de los pueblos de la zona.

Después de las informaciones no confirmadas de que funcionarios iraníes y saudíes se habrían reunido en Iraq, Mohamad bin Salman ha adoptado una nueva posición sobre Irán, independientemente de la veracidad de las noticias difundidas. 
En una reciente entrevista, Mohamad bin Salman expresó su esperanza de que las relaciones entre Teherán y Riad mejorasen de ahora en adelante. Parece que Arabia Saudí está abriendo un nuevo camino en las relaciones regionales y su interacción con Irán. Una ruta que ha sido bien acogida por Teherán.
En los últimos años, la política exterior saudí ha estado condicionada en gran medida por sus relaciones con Estados Unidos.
Tras la designación de Donald Trump y el inicio de las sanciones contra Irán, Arabia Saudí se alejó de su enfoque conservador y, junto con la administración del ex mandatario estadounidense, adoptó una agresiva política contra Irán.
Pero después de que Joe Biden llegara al poder y decidiera reincorporarse al acuerdo nuclear, Riad también parece haber reconsiderado sus políticas.
En una reciente entrevista televisiva, Mohamad bin Salman adoptó un tono conciliador al ser preguntado sobre Irán, asegurando que deseaba que nuestro país tuviera éxito y siguiera progresando.
Afirmó que ambos países tienen intereses comunes y pueden trabajar para el desarrollo y la mejora de la situación en la región y el mundo. No obstante, el príncipe heredero reiteró sus afirmaciones anteriores de que el problema era “el comportamiento negativo” de Irán, incluido su programa nuclear y de misiles balísticos, entre otros.
Arabia Saudí no desea mantener una hostilidad permanente con Irán, señaló, añadiendo que la mejora de las relaciones estaría condicionada.
En los últimos años, Irán ha extendido repetidamente sus manos amistosas a los países vecinos y ha propuesto soluciones y mecanismos para lograr una seguridad duradera.
Habrá muchos problemas que seguirán sin resolverse hasta que no se retomen las relaciones entre Arabia Saudí e Irán, y es posible que este proceso en realidad tenga altos costes para los países musulmanes y las naciones de la región.
Es importante señalar que la relación entre esas dos grandes potencias, cuya naturaleza afecta ciertamente a los asuntos de las naciones de la región, no debería depender ni verse influenciada por las relaciones con las potencias suprarregionales.

9490**1233

Síganos en Twitter @irna_es

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
captcha