30 jul 2021 17:16
Journalist ID: 2396
Código para noticias: 84420592
Contador de personas
Zarif documenta en una carta al Secretario General de la ONU las violaciones de Occidente del acuerdo nuclear

Teherán, IRNA - En una carta dirigida al Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, el ministro de Exteriores, Mohammad Javad Zarif, recopiló todos los documentos en los que se relacionaban los 6 años de incumplimientos por parte de Occidente del Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA), el acuerdo nuclear firmado en 2015 entre Irán y las seis potencias mundiales.

Esa última misiva del ministro iraní ha sido publicada en forma de libro, conteniendo 200 páginas, y su título es: “Carta al Secretario General de la ONU: Documentación recopilada a lo largo de seis años sobre la (no) implementación occidental del 'Acuerdo Nuclear de Irán'”.

“Con motivo del sexto aniversario de la adopción unánime de la Resolución 2231 (2015) del Consejo de Seguridad de la ONU, escribí una carta resumida al Secretario General de la ONU, adjuntando una recopilación sobre las cuestiones tratadas en cartas anteriores. Este libro incluye esas cartas y sus anexos, que se distribuyen como documentos de la Asamblea General (A/75/968) y del Consejo de Seguridad (S/2021/669)”, señaló Zarif.

En el transcurso de los últimos 6 años, tras la conclusión del JCPOA en Viena y la posterior adopción unánime de la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU el 20 de julio de 2015 en Nueva York, el equipo negociador iraní ha tenido que afrontar enormes desafíos, tanto en nuestro país como en el extranjero.

Sin duda, estos seis años han sido una dura batalla para mí, como conocedor y practicante del derecho y la política internacional durante más de cuatro décadas, para mantener la fe en la diplomacia, el multilateralismo y el estado de derecho.

He tratado de documentar ese calvario personal, profesional, nacional y mundial en las cartas que envié a los dos Altos Representantes consecutivos de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini y Josep Borrell Fontelles, quienes también actuaron como coordinadores de la Comisión Mixta del JCPOA. También remití sendas cartas, en momentos críticos, al Secretario General de las Naciones Unidas y al presidente del Consejo de Seguridad, que también se incluyen aquí, indica el ministro.

“Mis cartas se explican por sí mismas y representan una cronología de los problemas sobre la implementación, que comenzaron mucho antes de que Trump asumiera el cargo en enero de 2017. Esas cartas corroboran cada afirmación que se ha hecho, pero no pretenden presentar la historia completa. Estoy seguro de que mis detractores nacionales e internacionales encontrarán muchos aspectos con lo que estar en desacuerdo y criticar en este libro, que se publica simultáneamente en inglés y persa por motivos de transparencia y facilidad de comprensión”.

Zarif añade que "sin embargo, puedo afirmar categóricamente que ninguna de mis cartas al Coordinador de la Comisión Conjunta del JCPOA, todas las cuales fueron distribuidas a todos los miembros del JCPOA, fueron refutadas por ninguno de ellos”.

“Eso puede indicar que no había nada legal o lógico que responder, particularmente porque solo estaba declarando hechos evidentes en cada caso”, apostilló.

“Mientras me preparo para dejar el cargo y dedicar mi tiempo por completo a la enseñanza y la investigación, sigo teniendo esperanza en que la lógica y la prudencia finalmente prevalecerán en el mundo.

El mundo ha cambiado enormemente. No solo en mi vida o durante mi mandato como ministro de Exteriores, sino incluso en el último año. La COVID-19 ha puesto al descubierto la total impotencia de los más poderosos. También ha puesto de manifiesto la inevitabilidad de nuestro destino común, así como el poder insuperable de la empatía, la sinergia y la cooperación globales. En nuestro mundo globalizado, en el que un virus microscópico puede extenderse por todo el planeta en solo unos días y dejar a toda la humanidad como rehén durante los últimos 18 meses, y desafortunadamente con muchos más por venir, debemos reconocer finalmente que estamos todo en el mismo barco. Podemos navegar juntos o hundirnos juntos.

Una nación ya no puede avanzar a expensas de otras. Tenía la esperanza de que la tragedia del 11 de septiembre nos hubiera demostrado a todos que incluso el país más poderoso no puede estar seguro, estable y protegido en un mundo de inestabilidad e inseguridad. Pero, lamentablemente, los viejos hábitos tardan en morir. El cambio cognitivo es más difícil de lograr de lo que muchos esperábamos”.

Mi deseo es que el acuerdo nuclear iraní y la historia de su (no) implementación, tal como se describe en parte en este libro de documentos de primera mano, enseñen una lección importante: que las posiciones maximalistas conducirán al fracaso de todos. No hay tratos o arreglos perfectos.

Nadie obtendrá todo lo que quiere en ninguna negociación. Y nadie debería querer lograrlo; porque en el mundo actual, cualquier arreglo de este tipo será tan insostenible como imposible. Las oportunidades perdidas causadas por la adopción de posiciones maximalistas casi siempre impiden cualquier posible ganancia. En realidad, un enfoque de suma cero en los asuntos internacionales ya no es sostenible, y siempre conduce a resultados de suma negativa.

Para tener éxito, incluso ante el enfoque más egocéntrico, uno debe reconocer, respetar y abordar las preocupaciones, ansiedades e intereses de las otras partes. Creo que un estudio sobrio y objetivo de la exitosa conclusión del JCPOA, en comparación con su problemática implementación, puede proporcionar conclusiones instructivas y esclarecedoras en el arte de gobernar del siglo XXI. Esperemos que aprendamos de nuestros éxitos, así como de nuestros fracasos.

1233**9408

Síganos en Twitter @irna_es

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
captcha