El Líder de la Revolución afirma que nadie es más odioso para el pueblo iraní que el presidente de EEUU  

Teherán, IRNA- El Líder supremo de la Revolución Islámica, el ayatolá Ali Jamenei, declaró hoy que nadie es más odioso para los iraníes que el presidente de EEUU, Donald Trump.

En vísperas del 4 de noviembre, o 13 de Aban del calendario iraní, designado como el Día de los Estudiantes y Día de la lucha contra la arrogancia mundial, el ayatolá Jamenei pronunció un discurso este domingo ante miles de estudiantes y universitarios iraníes en Teherán.

“Estados Unidos no ha cambiado desde noviembre de 1964, cuando su títere régimen forzó el exilió a nuestro amado Imam Jomeini, hasta ahora, noviembre de 2019. EEUU es lo mismo. El mismo comportamiento agresivo y vicioso, y la misma dictadura internacional se han mantenido. Y aunque hoy es más débil que en 1964, se ha vuelto más brutal e insolente”, afirmó.

“EEUU siempre ha sido un enemigo de la nación iraní. Incluso durante el tiránico régimen Pahlavi, antes de la Revolución, cuando derrocó el gobierno nacional en 1953, un gobierno que lamentablemente había cometido el error de confiar en EEUU, y que estableció su gobierno corrupto y títere en Irán”, agregó.

“Algunos distorsionan la historia y pretenden que las disputas entre Irán y EEUU son fruto de la toma de la guarida de espías (la embajada de EEUU en Teherán). Eso no es cierto, es una distorsión de la historia. La disputa entre la nación iraní y el gobierno de EEUU se remonta al golpe de estado de 1953, y anteriormente, cuando impusieron un régimen títere corrupto a la nación iraní”, sentenció el ayatolá Jamenei.

Y enfatizó: “La Revolución Islámica se produjo básicamente contra EEUU, pues la gente coreaba consignas antiestadounidenses. Desde 1979 hasta hoy, durante los últimos 41 años, EEUU ha protagonizado todas las acciones hostiles conocidas contra el pueblo iraní, incluidos golpes de estado, provocaciones étnicas, la incitación al separatismo, sanciones, asedios… entre otros. Por supuesto, no permanecimos inactivos e hicimos todo lo posible para confrontar a EEUU y en muchas ocasiones logramos arrinconarlos y debilitarlos. Nuestra respuesta más importante a los complots de EEUU fue bloquear la reinfiltración política de EEUU en el país”.

“Evitar las negociaciones es una de las formas de bloquear la infiltración estadounidense. Obviamente, eso es difícil para el gobierno EEUU. Los imperialistas estadounidenses, que normalmente se dirigen a otros países desde una posición de poder, ha insistido durante años en negociar con los líderes de la República Islámica; pero Irán lo ha rechazado. Eso demuestra que existe una nación y un gobierno en el mundo que no reconoce la usurpación, el poder tiránico y la dictadura internacional de EEUU”.

El ayatolá Jamenei insistió: “Ese veto a las negociaciones se basa en una lógica firme. Bloquea la infiltración del enemigo, demuestra al mundo la magnanimidad de la República Islámica y destruye la falsa grandeza de EEUU a los ojos de todos. Algunos creen que las negociaciones resolverán los problemas. Eso es falso al cien por cien. EEUU pretende mostrar a Irán que ha hincado sus rodillas al aceptar las negociaciones. Quieren demostrar que la política de máxima presión ha sido una decisión correcta, y luego no cederán en nada”.

Actualmente, nuestros jóvenes fabrican misiles con un alcance de 2.000 km y un margen de error inferior a 1 m, capaces de apuntar a cualquier lugar que deseen. EEUU exige que se destruyan esos misiles y que tengan un alcance máximo de 150 km.

Por otra parte declaró: “El presidente francés actúa como mediador. Se pone en contacto con nosotros y nos envía mensajes asegurando que una sola reunión con el presidente de EEUU resolverá todos los problemas. O es muy ingenuo o es cómplice de EEUU”.

El líder iraní reiteró: “Negociar con EEUU no resolverá ningún problema. Ya lo probamos, y aunque estaba seguro de ello, queríamos que quedara claro para todos; pedimos que se eliminaran las sanciones y regresasen al Plan Integral para negociar en el marco del acuerdo, pero ellos no lo aceptaron”.

Finalmente, concluyó su discurso diciendo que las exigencias de EEUU no tienen límite. Quieren la situación que gozaban antes de la Revolución; pero la Revolución y la República Islámica son demasiado sólidas. La voluntad que rige Irán es, Dios mediante, firme como el acero, y no permitirá que EEUU regrese al país.

9490**1233

Your Comment

You are replying to: .
5 + 5 =