5 dic. 2019 1:44
Journalist ID: 2075
News Code: 83581544
2 Persons
Ahvaz, la ciudad de ríos y puentes

Teherán, IRNA- Famosa por sus ríos y puentes, Ahvaz, situada en la provincia suroccidental iraní del Juzestán, cuenta con numerosas espectacularidades naturales e históricas que atraen anualmente a muchísimos turistas nacionales y extranjeros.

Siendo el más caudaloso de Irán y el único navegable, el río Karun, con una longitud superior a los 900 km se nutre de las lluvias y nevadas procedentes de las alturas de los montes Zagros, ubicados al oeste del país.

El Karun, que según muchos eruditos era uno de los cuatro ríos del Jardín del Edén, ha sido una importante vía comercial desde que se descubrió el petróleo en la región a principios del siglo XX (1908).

Sobre el Karun, que divide Ahvaz en dos partes, se han construido 8 puentes.

El puente Blanco (Pol-e Sefid), conocido también como la novia de la ciudad por su color blanco, fue el primer puente voladizo de Irán y el cuarto del mundo, inaugurado oficialmente el 21 de septiembre de 1936.

La estructura de 501 metros de longitud, 9,8 metros de ancho y 13 metros de altura, cuenta con dos arcos de hormigón de 12 y 20 metros.

El magnífico puente, cuyas partes están conectadas por pernos y tuercas, fue registrado el 17 de noviembre de 1999 con el número 2493.

El puente Negro o puente de la Victoria también es muy conocido en la ciudad porque se utilizó durante la Segunda Guerra Mundial como ruta de tránsito para el suministro de alimentos y municiones por parte del ejército ruso.

Fue apodado Puente de la Victoria por su influencia en la victoria de los Aliados.

Por el puente transcurre un ferrocarril y dos rutas peatonales que conectan el puerto Imam Jomeini, en el sur de la provincia del Juzestán, en la costa del Golfo Pérsico, con el ferrocarril Jorramshahr-Teherán.

Transitar por el Puente Tabiat (Naturaleza) de Kianpars es un paseo impresionante entre dos parques públicos de Ahvaz (el Lale  y el parque costero de la ciudad). Esa ruta entre las dos zonas verdes de la ciudad ofrece la posibilidad de gozar de un tiempo en la naturaleza y disfrutar de unas magníficas vistas de Ahvaz.

Es posible que desconozca que la cascada artificial más alta de Oriente Medio se encuentra en Ahvaz. Y la instalación de diversas fuentes a orillas del séptimo puente de Ahvaz, junto con las erupciones de agua con luces de colores reflejadas multiplican su belleza.

Por otro lado, el bazar Abdol Hamid de Ahvaz es otra visita que no debe perderse. Situado en la calle Nezami, entre las calles Naderi e Imam Jomeini, fue uno de los mercados más importantes y animados de la ciudad.

El bazar Kave, construido en la era Pahlavi, es otro mercado de la ciudad que no debe dejar de conocer. Además de frutas y verduras frescas, en el bazar también se pueden comprar los souvenirs típicos de Ahvaz. Diversos tipos de pescado y camarones frescos, dátiles, Shireh (jugo concentrado de dátiles), Halva-ardeh (una pasta iraní densa y dulce, generalmente preparada con azúcar y sésamo molido), son algunos de los productos que también pueden encontrarse en él.

Otra atracción turística de la ciudad es el edificio monumental Moin ol-Toyar. En realidad fue construido durante la dinastía Qayar y se trata de un caravasar situado en las cercanías del puente Blanco, junto a la antigua cascada de Ahvaz.

La iglesia de Santa-Mesrop, en el centro de la ciudad, merece igualmente una visita. El templo fue construido en 1968 por un empleado de una compañía petrolera, llamado Tardad Davidian.

Ubicada en las proximidades del mercado Abdol Hamid, el centro religioso se encuentra entre la calle Mostafaí y el callejón Musavi, aunque la visita no siempre es posible.

La tumba del erudito musulmán shií Ali ibn Mahziar se encuentra tammbién entre los monumentos más antiguos e importantes de Ahvaz. Ali Ibn Mahziar fue un sabio y jurista shií, compañero del octavo Imam Ali ibn-e Musa al-Reza (P). Actualmente, el mausoleo se ha convertido en un lugar de peregrinación y oración.

No hay nadie que viaje al sur del país y no conserve un buen recuerdo de su gastronomía. Los platos del sur tienen un sabor peculiar debido a las distintas especias que se utilizan en su preparación.

Falafeles y Sambuses son las deliciosas comidas ahvazíes que deben degustarse al visitar el bazar de Falafel de la ciudad, situado en la calle Anushe. Y también se deben saborear otras deliciosas comidas con pescado, como el Qaliye Mahi.

Ahvaz es conocida igualmente como la ciudad del pescado y los dátiles, pues los productos derivados de ese fruto seco,  como el jugo concentrado de dátiles (Shireh) o los dulces preparados con ellos podrían ser los mejores recuerdos de la ciudad.

9408**1233

Your Comment

You are replying to: .
8 + 5 =