29 nov 2021 20:09
Journalist ID: 2389
Código para noticias: 84559950
Contador de personas
Amir Abdolahian: Las conversaciones de Viena persiguen la eliminación de las sanciones

Teherán, IRNA- El ministro de Exteriores Hosein Amir Abdolahian señaló en un artículo el lunes que “Irán es serio, actúa de buena fe y considera que la cuestión que se dilucida en la práctica es la eliminación de las sanciones unilaterales e ilegales”.

El texto completo de su artículo es el siguiente:

El camino recorrido hasta ahora en las seis rondas de negociaciones en Viena no condujo al éxito debido a las demandas excesivas y las posturas poco realistas de EEUU. Ahora iniciamos una nueva ronda de conversaciones, y el objetivo principal es el restablecimiento de los derechos de la nación iraní y la eliminación de todas las sanciones impuestas unilateral y extraterritorialmente a Teherán por parte de EEUU, que ya no es miembro del Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA).

Estados Unidos se retiró de forma unilateral del JCPOA el 8 de mayo de 2018, un abandono criticado y condenado internacionalmente al ser considerado ilegal. Existe un consenso internacional de que estos comportamientos ilegales de Estados Unidos demuestran su total desprecio por el derecho internacional y la Carta de la ONU, socavan el multilateralismo y representan una enorme amenaza para la paz y la seguridad internacionales.

A pesar de que ahora existe un nuevo gobierno en Estados Unidos, no solo se han mantenido las sanciones ilegales y unilaterales, sino que se ha mantenido la política de imponer sanciones a Irán. Está muy claro que esas medidas estadounidenses están destinadas a evitar que Irán y los otros firmantes del JCPOA, así como otros países de la comunidad internacional disfruten de los derechos y beneficios descritos en el acuerdo nuclear y la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU). Los gobiernos de los tres países europeos del JCPOA, a pesar de considerar ilegal e inaceptable ese enfoque estadounidense, actuaron de forma acomodaticia en la práctica con su silencio y pasividad. La alineación de esos tres países europeos con las devastadoras medidas estadounidenses ha convertido el acuerdo nuclear en ineficaz, eliminando de hecho todos los dividendos económicos del acuerdo para Irán. Esa es la amarga realidad de los últimos años que debería iluminar y tenerse en cuenta en el camino hacia el futuro.

La persistencia en el enfoque desastroso de Trump por parte de la actual administración estadounidense plantea la cuestión de si realmente está decidida a implementar sus compromisos y preparada para abandonar las fallidas políticas del pasado. Responder a esta pregunta no parece difícil teniendo en cuenta la actuación y las medidas adoptadas por Estados Unidos durante los últimos meses.

De hecho, nadie puede cuestionar la seriedad y la buena voluntad de Irán en el cumplimiento de sus compromisos en su totalidad. Tras la retirada ilegal de Estados Unidos y la imposición de sanciones, Irán se abstuvo con buena fe de tomar medidas correctivas y, a solicitud de los restantes firmantes del JCPOA y de la Unión Europea como coordinadora del acuerdo nuclear, evitó recurrir al cese de sus compromisos suscritos en el JCPOA para brindar la oportunidad de que los otros miembros compensaran los impactos negativos de la retirada de Estados Unidos. Sin embargo, dada la persistencia de esa situación poco constructiva y después de un año de paciencia estratégica, ante la escalada de sanciones estadounidenses y el incumplimiento de los compromisos de los tres países europeos, Irán no tuvo más remedio que acogerse a sus derechos establecidos en los párrafos 26 y 36 del JCPOA y cesar, de forma parcial y por etapas, el cumplimiento de sus compromisos desde el 8 de mayo de 2019.

Al no observar ningún cambio en el statu quo, en ausencia de alguna medida efectiva por parte de los miembros relevantes del JCPOA, y dada la lamentable historia de los acontecimientos, el parlamento de Irán adoptó el 2 de diciembre de 2020 la ley del “Plan de acción estratégico para levantar sanciones y proteger los intereses de la nación iraní”. Esta ley obligó al gobierno a cesar gradualmente la implementación de todos sus compromisos voluntarios establecidos en el JCPOA, a menos que las otras partes cumplieran en la práctica todas sus obligaciones.

La República Islámica de Irán, a pesar de los graves incumplimientos de Occidente respecto al JCPOA, está una vez más lista para que las negociaciones destinadas a lograr resultados desemboquen en un “buen acuerdo” con el Grupo 4+1 en Viena.

En este proceso, nunca debe olvidarse que el principal culpable del actual statu quo es EEUU. En los últimos cuatro años, el gobierno de Estados Unidos no ha escatimado esfuerzos por aplastar el acuerdo nuclear; fue Irán quien hizo todo lo posible para mantener vivo el acuerdo. A lo largo de las últimas seis rondas de negociaciones se hizo evidente que Estados Unidos aún no ha comprendido que no es posible regresar al JCPOA sin levantar de forma verificable y efectiva todas las sanciones impuestas a la nación iraní.

La Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas hace un llamamiento a todos los estados miembros a “tomar las acciones que sean apropiadas para apoyar la implementación del JCPOA, absteniéndose de acciones que socaven la implementación de los compromisos del mismo”.

El principal objetivo de las próximas conversaciones debe ser la plena y efectiva implementación del JCPOA, la normalización de las relaciones comerciales y la cooperación económica con Irán. No hace falta recordar que para volver al JCPOA, todas las sanciones deben eliminarse por completo. E Irán estará dispuesto a dejar de aplicar todas las medidas correctivas si se ofrecen garantías, se evalúan los daños y en realidad se levantan todas las sanciones de manera efectiva y verificable.

El probable regreso de Estados Unidos al acuerdo nuclear será indiferente, a menos que se ofrezcan garantías para evitar que se repita la amarga experiencia del pasado y los socios comerciales de Irán puedan establecer con confianza compromisos económicos a largo plazo con Irán, ajenos a cualquier preocupación.

Obviamente, en las próximas negociaciones, Irán no aceptará solicitudes que vayan más allá del JCPOA, ni debatirá sobre otros temas que no sean el acuerdo nuclear.

Me gustaría enfatizar una vez más que esta no es una ventana que pueda permanecer abierta para siempre, y Estados Unidos y los tres países europeos deben entenderlo bien. Irán, junto con sus esfuerzos diplomáticos decididos, firmes y activos para eliminar las opresivas sanciones estadounidenses, ha diseñado un programa eficaz para neutralizar las sanciones en consonancia con su programa de desarrollo económico sostenible.

Indudablemente, Teherán sigue comprometido con mantener y salvaguardar los logros de sus científicos nucleares y su industria nuclear pacífica sin desviarse de ese programa, y no abandonará su desarrollo integral industrial, comercial, marítimo o espacial, en los sectores de defensa, científicos o tecnológicos, ni limitará su creciente desarrollo económico.

Si las otras partes demuestran una voluntad política en la práctica es posible alcanzar un acuerdo

A pesar de las incumplidas promesas de Occidente y la desconfianza por el enfoque y las políticas poco constructivas de la Casa Blanca, Irán se esforzará “con verdadera determinación” y “de buena fe” en las negociaciones de Viena para lograr un “buen acuerdo” sostenible y verificable para el levantamiento de las sanciones. El equipo negociador nuclear iraní participa activa y seriamente en las negociaciones de Viena siguiendo la lógica de garantizar los intereses y derechos de la nación iraní. Mis colegas y yo apoyamos plenamente al equipo negociador, así como al principal responsable, el Sr.Baqeri Kani, que cuenta con una amplia experiencia en la negociación sobre el terreno. Si es preciso, estoy dispuesto a mantener consultas adicionales con mis colegas.

9490**1233

Síganos en Twitter @irna_es

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
captcha