26 ene 2022 14:28
Journalist ID: 2389
Código para noticias: 84627560
T T
Contador de personas
¿Por qué el Reino Unido protagoniza una dura oposición en las conversaciones de Viena?

Viena, IRNA- Si bien las negociaciones sobre el levantamiento de las sanciones en Viena han entrado en la etapa más crítica, la permanente e incluso mayor oposición de algunos delegados, especialmente el del Reino Unido, lleva a preguntarse ¿por qué pretenden dirigirse hacia un “punto muerto”?

El sabotaje del Reino Unido se ha mostrado en distintas formas durante las negociaciones de los dos últimos meses; y la propia canciller británica, Liz Truss, principal portavoz del Gobierno británico, se ha manifestado abiertamente contraria a esas negociaciones, según IRNA. 

El pasado martes, Liz Truss realizó unas acusaciones paradójicas y poco constructivas: "La negociación es urgente, pero no ha sido suficientemente rápida. Seguimos trabajando en estrecha colaboración con nuestros aliados, pero las negociaciones están llegando a un peligroso callejón sin salida", declaró ante el Parlamento del Reino Unido.

Existen diferentes razones que justificarían esa postura negativa del gobierno británico:

El Reino Unido tiene una larga y acreditada historia de hostilidades hacia Irán: desde la ocupación de nuestro país en la Primera Guerra Mundial y la masacre de la mitad de la población iraní en aquel entonces, hasta su complicidad en el golpe de Estado de 1953 en Irán. Además, Londres siempre ha sido uno de los principales conspiradores contra la República Islámica respecto a la cuestión nuclear iraní.

Al parecer, tras la salida de Londres de la Unión Europea, las élites políticas del Reino Unido intentan fomentar una nueva identidad para su país.

El Reino Unido fue uno de los tres países europeos, junto a Francia y Alemania, que jugó un papel destacado en el acuerdo nuclear de 2015, mientras formaba parte de la UE, aunque no se sintiera parte de la misma.

Londres parece coordinar su estrategia frente al programa nuclear iraní con Estados Unidos y las otras dos potencias europeas, pero al mismo tiempo intenta adoptar una nueva posición como aliado europeo de EEUU y guardián de los intereses del régimen sionista en las conversaciones de Viena.

Por otro lado, las circunstancias personales de la nueva secretaria de Estado británica son un elemento que cabría considerar cuando adopta posiciones más hostiles contra Irán, pues Truss estaría tratando de convencer a sus seguidores con el fin de allanar el camino para su futura ambición política.

Los políticos británicos han tratado de abonar la política de “divide y vencerás”. El Reino Unido desea convertirse en el sustituto natural de EEUU en la región de Oriente Medio, y por eso sus autoridades adoptan un papel multifacético en las conversaciones. Y no hay que olvidar que Londres también está preocupado por la influencia de Francia en la región.

Por todo ello, las autoridades británicas no se sienten motivadas suficientemente para facilitar las negociaciones y levantar las sanciones contra Irán.

9490**1233

Síganos en Twitter @irna_es

Noticias relacionadas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
captcha